Siempre hacemos listas y rankings de las cosas que más nos molestan cuando viajamos y somos bastante críticos y exigentes con los hoteles y sus instalaciones y con los restaurantes a los que acudimos. Sin embargo, no solemos pararnos a pensar que a nosotros también nos tienen que aguantar y que muchas de nuestras actitudes y comportamientos sacan de quicio a los dueños o empleados de los alojamientos donde nos quedamos. Hemos hablado con personas del gremio hotelero y sus alegatos no tienen desperdicio.

Habitación de hotel

1. Arramplar con todo lo que se encuentran en la habitación. Más allá de los jabones, champús, gorritos de baño y demás amenities que el hotel ofrece gratis a los huéspedes, hay personas que no pueden evitar llevarse algún recuerdo más como almohadas, albornoces, bombillas, toallas, las pilas de los mandos de la televisión e incluso los propios mandos que una vez que salgan del hotel ya no sirven para nada.

2. Los que remolonean a la hora de dejar la habitación. Por todos es sabido que la hora del check out son las 12:00 del mediodía pero a muchos hay que ir a tocarles a la puerta de la habitación y pasar la incómoda situación de tener que decirles que se vayan. Aunque puede ser aún peor y que el huésped esté profundamente dormido y haya que esperar a que se despeje, haga la maleta y abandone la habitación.

3. Encontrarse con un regalito sólido o líquido en el inodoro (o con los alrededores salpicados) por la mala costumbre de no tirar de la cisterna.

4. Que la habitación esté como si hubiera pasado un tornado, todo revuelto sin ton ni son y desordenado de forma incomprensible ¿por qué algunos huéspedes hacen en los hoteles lo que nunca harían en sus casas?

5. Que se coma de forma descarada en las habitaciones. Vale que te subas a la habitación un sandwich o algún dulce pero los hay que comen pizza, hamburguesas e incluso platos preparados que, además de dejar luego tirados todos los restos, piden cubiertos y servilletas al servicio de habitaciones como si fuera un derecho.

6. Los listillos que se comen las chocolatinas del minibar y dejan los envoltorios vacíos colocados minuciosamente para que parezca que siguen llenos, o los que se toman las bebidas y rellenan con agua del baño o incluso con té u otros líquidos para irse sin pagar esos productos.

7. Que se dejen todas las luces encendidas o el aire acondicionado y la calefacción a tope y la ventana abierta.

8. Los que van al bufé y llenan sus platos como si fuera el último día de su vida que van a comer para luego dejarlo todo y que se tenga que tirar a la basura.

9. Que se limpien los zapatos con ¡las toallas! que en muchos casos luego hay que tirarlas porque no hay máquina que quite las manchas de los zapatos.

10. Los que fuman, a pesar de que está prohibidísimo y dejan la habitación tan impregnada de olor que no bastan ni tres días para que se vaya el tufillo.

11. Que haya caraduras que paguen por una habitación individual y luego te cuelen por la noche a una segunda persona.

12. La última moda: que te amenacen con poner una mala crítica en Tripadvisor o en los foros de viajes para conseguir una reducción o un descuento en el precio.

13. Que apoyen los cubiertos llenos de mermelada o mantequilla directamente en el mantel…o que directamente se limpien las manos y la boca en él ¿pero no hay platos y servilletas de sobra?

14. Aquellos que se hacen sandwichs, bocatas y casi les falta llevarse un tupper y llenarlo hasta los topes en el bufé a pesar de estar prohibido.

¿Qué más añadiríais?

6 Comentarios

  1. Bueno dicen mal de quién sé alojan però hay hoteles que merece un uno.
    Maleducados.te cuelan una habitacion qué no és la que te tocavan.se rien de la gente.
    Yo me tuve que sacar el agua de mi cuerpo con la cortina por que no ponian toallas ni pidiendoselo.

  2. Estas cosas solo las pueden hacer las personas mal educadas que desagradable! Algunos olvidan q en los hoteles trabajan seres humanos q se sacrifican para llevar dinero a su flia no tienen Pq aguantar las impertinencias. Pagar no te da derecho a no tener en cuenta los derechos de los demas

  3. Muchos que se retiran de madrugada, antes de la hora oficial del desayuno, demandan que este sea dado o piden un box breakfast y algunos hasta piden que se les de una cena “en compensación” la noche anterior a su partida.

Dejar una respuesta