Ha llegado la hora de hacer ese viaje soñado sin necesidad de hipotecarte para el resto del año. Lo exótico ya no es inalcanzable y esa aventura que siempre has deseado vivir, ahora es posible. Os traemos algunos de los lugares más maravillosos, lejanos y asequibles del planeta. No hay excusas, el paraíso te está esperando.

Templo Pura Ulun Danu, Bali, Indonesia

El mundo es infinito y eso hay que aprovecharlo. Desde Bali, casi en los confines de la Tierra, pasando por Thailandia, Vietnam e India, descubriendo las joyas de la civilización antigua en Jordania y Egipto, saltando de continente en Turquía, recorriendo las más bellas urbes europeas e islas mediterráneas, disfrutando del verano más suave en Rusia o los fiordos noruegos hasta las cálidas aguas del Caribe, encontramos infinitos rincones que casi ‘obligatoriamente’ hay que conocer. Deja que tu alma (y tu bolsillo) se enamoren de estos destinos exóticos

Para presupuestos ajustados (Marruecos, Cerdeña, Egipto, Madeira, Turquía y Azores)

Las puertas de África se abren para seducirte con los encantos de nuestra vecina Marruecos y para que te pierdas en las vibrantes medinas y laberínticos zocos de ciudades como Casablanca, Marrakech o Fez.

Mezquita di Hassan Casablanca, Marruecos

Puedes conocer las increíbles calas de agua transparente que se esconden a lo largo de la abrupta costa de Cerdeña y descubrir entre playa y playa la infinidad de iglesias románicas y villas de estilo italiano que pueblan la isla.

También, puedes viajar hasta la cuna de una de las civilizaciones más deslumbrantes de la historia: Egipto. Atrae a millones de visitantes ofreciéndoles un viaje al pasado recorriendo sus templos y maravillas de la antigüedad. El Nilo, el Sahara y sus monumentales construcciones te esperan bajo el sol del Dios Ra.

Y si lo que buscáis es desvelar secretos, Portugal esconde en aguas del Atlántico uno de sus mejores tesoros: la isla de Madeira, volcánica y espectacularmente verde.

O si preferís volar en globo sobre la Capadocia, navegar en aguas del Egeo, conocer el Mar Negro o disfrutar de los contrastes de una ciudad entre dos mundos, Estambul, no dejéis de conocer Turquía.

globos_capadoccia_turquia

Para presupuestos un poco más holgados (Islas Griegas, Centroeuropa, Cabo Verde y Jordania)

El azul y el blanco son los protagonistas en el archipiélago griego. Creta, Santorini o Mykonos son algunos de los paraísos en los que se entremezclan arte, costumbres y mitología con un paisaje de aguas cristalinas y azules interminables.

Santorini, Grecia

Si tu plan es más urbano, el centro del viejo continente acoge ciudades bellísimas llenas de estilo, grandiosidad y encanto. Pasea con los ojos bien abiertos por Praga, Budapest o Viena.

Praga

Y si la historia es lo que te mueve, viaja hasta el país de los desiertos rojos, del Mar Muerto y de las ruinas legendarias. Jordania es una mezcla de etnias y religiones donde cada una de sus piedras te recuerdan lo que el mundo antiguo allí vivió.

Monasterio de Petra, Jordania

Para presupuestos sin remordimientos (Polonia, India, Italia, Países Bálticos, Paises Bajos y Caribe)

En busca de tranquilidad, una buena opción urbana es Polonia. Callejones y catedrales con encanto medieval te esperan en un país lleno de energía, aire fresco y serenidad. Cracovia, Varsovia o Gdanks muestran el renacer de este país antaño devastado.

Pero si lo que queremos es una tranquilidad más mística, déjate llevar por las grandes riquezas de la India. Su espiritualidad milenaria, su Ganges sagrado, sus aromas únicos y sus especias te atraparán en lugares excepcionales como Bombay, Calcuta, el insólito Taj Majal o las playas de Goa.

Palacio del Agua, Jaipur, India

Antes de proponeros las cálidas aguas del mar Caribe, volvemos a Europa para destacar países como Italia, donde el arte lo copa todo. Italia es un museo al aire libre desde la Toscana hasta el mismísimo tacón de la bota. Cada parada es una oda al arte en forma de paisaje, ciudad o expresión culinaria. Sin duda, el mejor lugar para perderse sin preocuparse dónde.

En los Países Bajos, un mar envidioso lucha por conquistar una tierra que se resiste, una tierra de canales, campos de flores, quesos, pueblos de cuento y una capital inconfundible, Amsterdam.

Y si Madeira era el secreto mejor guardado de Portugal, los Países Bálticos son el secreto del Norte de Europa. Estonia, Letonia y Lituania son un auténtico descubrimiento a orillas de un mar calmado, apacible y sorprendentemente cálido. Pequeños pueblos pesqueros conviven con ciudades sacadas de un cuento de hadas.

Punta Cana, Cuba, Riviera Maya…son el ‘más allá’ del paraíso donde disfrutar de playas infinitas, una gastronomía única, música por todas partes y grandes dosis de sonrisas bañadas por supuesto, por un mar esmeralda incomparable, el Caribe.

Tulum, México

Para presupuestos ilimitados (Thailandia, Rusia, Vietnam, Escandinavia y Bali)

Deja de soñarlo y adéntrate en la tradición espiritual de un país que reúne mar, montañas, valles y sonrisas, con una de las gastronomías más sofisticadas del planeta. Masajes, altares en honor a Buda, monjes con túnica naranja, tuk-tuks y una naturaleza desbordante hacen de Tailandia un lugar particularmente extraordinario.

Mar de Andaman, Thailandia

Para pasar un verano más suave, agua, rocas e impetuosos acantilados te esperan en un lugar donde no hay cabida para el vértigo. Recorre los fiordos noruegos y algunas de las capitales escandinavas más fascinantes con los ojos muy abiertos, no se te borrarán de la memoria sus espectaculares paisajes naturales.

También, puedes atreverte con la tierra de los Zares, el vodka y los espías: Rusia. Moscú con su opulencia, desenfreno y sus reminiscencias soviéticas y San Petersburgo, tranquila e imperial harán las delicias de los viajeros más sofisticados.

Plaza roja, Moscú, Rusia

Hay otros muchos pero si en algún sitio te vas a arrepentir de tener billete de vuelta es en Bali y Vietnam. En la isla indonesa podrás depurar tu alma entre arrozales, templos y playas exóticas. Y si te animas con la tabla de surf, aquí se encuentra una de las mecas de esta emocionante práctica.

Tras la frondosidad de la selva se abre paso Vietnam en el que te enamorarás de la alegría de sus gentes, de sus templos y de la espectacularidad de paisajes casi místicos como la Bahía de Halong.

Bahía de Halong, Vietnam

¿Quieres hacer realidad tus sueños viajeros? Más información sobre las ofertas aquí.

6 Comentarios

    • viviana una opcion muy rentable es ir en cayuco. Hay un tutorial de como ir “destino clandestino”.Es muy acogedor los negros te ayudaran para que no tengas frio.

  1. HOLA! Me ha gustado mucho como lo explicas. Ayer cuando visité youtube vi varios videos de Bali que me gustaron mucho. ¿Alguien ha estado hace poco? Es para preguntar ideas. Gracias!

Dejar una respuesta