Quién no se ha imaginado alguna vez las aguas del río Danubio azules como el mismísimo mar, la Selva Negra oscura como la noche más cerrada o el Mar Rojo como si fuera el mismísimo Marte… Pues nada más lejos de la realidad, muchos de estos lugares no sólo no son como los imaginamos si no que son todo lo contrario. Descubre algunas falsas verdades con las que nos podemos encontrar en nuestros viajes.

Mont Blanc

1. El Danubio no es azul

El río más melódico de Europa que atraviesa ciudades tan bellas como Viena, Budapest o Belgrado, no sólo no tiene sus aguas de color azul como decía el famoso vals de Johann Strauss sino que son de color marrón.

Río Danubio a su paso por Budapest

2. El sombrero Panamá es de Ecuador

A pesar del nombre, el famoso y clásico sombrero Panamá no tiene su origen en el país centroamericano sino en Ecuador. Se llamó así porque durante la construcción del Canal de Panamá miles de estos sombreros fueron utilizados por los obreros para cubrirse del sol y cuando el presidente Roosevelt hizo una visita al lugar lució uno de ellos, lo que aumentó su fama. A día de hoy es el príncipe de los sombreros, está fabricado con hojas trenzadas de paja-toquilla y en 2012 fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Sombrero Panamá originario de Ecuador

3. El puente más viejo de París es el Puente Nuevo

El Pont Neuf, a pesar de su nombre, es el puente más antiguo de los 30 que cruzan el río Sena a su paso por la capital francesa. Se llamó así porque fue el primer puente de piedra que se construyó en París, hasta entonces todos habían sido de madera.

Pont Neuf, París

4. Santillana del Mar, ni es santa, ni es llama, ni tiene mar

Uno de los pueblos más bellos y famosos de Cantabria es conocido por ser la villa de las tres mentiras ya que ni es santa, ni es llana, ni tiene mar. No es santa pero cuenta con la Colegiata de Santa Jualiana, máximo exponente del románico cántabro, no es llana pero sus pequeñas cuestas bien merecen un paseo por sus adoquinadas calles, y no tiene mar pero no le hace falta para ser uno de los pueblos más bonitos de España, además, la playa está a tan sólo 6 km.

Santillana del Mar, Cantabria

5. El Mar Rojo es gris

El Mar Rojo no es rojo y hay varias teorías de por qué podría llamarse así. Una de ellas dice que es por una mala traducción del hebreo al griego ‘reed’ (juncos) por ‘red’, otra que es por unas plantas que crecen estacionalmente en a superficie del agua y otra hipótesis cree que se eligió ese nombre por las montañas cercanas, ricas en minerales rojizos que se conocen como montañas rubí. Su denominación no está clara pero la realidad es que este mar es más gris que otra cosa.

6. La Selva Negra es verde

Situada en Alemania, la Selva Negra es una extensión de frondosa naturaleza formada por densos bosques. Una explosión de verdor extraordinaria lejos del color negro. Se cree que la denominación de ‘Negra’ vino de los romanos que la bautizaron así por la oscuridad que se produce al caminar bajo la profundidad de los árboles.

La Selva Negra, Alemania

7. San Antonio de Padua nació en Lisboa

San Antonio de Padua se llamaba Fernando, nació en Lisboa y vivió en Coimbra. Hacia el final de su vida se fue a Italia donde falleció en Padua. Desde entonces este pequeño pueblo del norte italiano quiso hacer honores a San Antonio y bautizó así la localidad. Los italianos se refieren a él como San Antonio de Lisboa.

8. La Muralla China no se ve desde el espacio

Esta afirmación siempre ha sido falsa. La Muralla China no se ve desde el espacio, es imposible ver este tipo de estructura (debido a que tiene una anchura de menos de 6 metros) desde una distancia tan lejana (100km línea de Karman). Es una leyenda que se extendió hace años y que ha sido y es difícil de borrar de la cultura popular.

La Gran Muralla China

De las estructuras artificiales que se pueden ver desde la órbita terrestre sin ayuda mecánica (unos prismáticos o una cámara) se encuentran carreteras, presas, ciudades pero la más destacada, al menos para nosotros, son los invernaderos que salpican gran parte de la provincia de Almería, que se identifican perfectamente desde las alturas.

9. El Everest no es el pico más alto del mundo

Según los parámetros que utilicemos para medir las montañas, el Everest es o no la más alta del planeta. Si la medimos desde el nivel del mar el Everest es la montaña más alta (9.000 metros), sin embargo si tomamos como referencia la base de la montaña, es decir, el lugar exacto donde se asientan, hay otras montañas más altas que el Everest.

Everest, Cordillera del Himalaya, Nepal

El Kilimanjaro en Tanzania (5.600 metros desde la base) y el volcán Mauna Kea en Hawaii (10.200 metros) son las montañas más altas del mundo. El Everest se asentó en un punto muy alto sobre el nivel del mar, por eso al tomar como referencia el nivel del mar sale clara vencedora. El Kilimanjaro nace a pocos metros del nivel del mar y el volcán hawaiano lo hace directamente bajo el agua, por ello ninguna de las dos se consideran las más altas.

Kilimanjaro, Tanzania

Aprovecha nuestras ofertas en grandes viajes y sigue descubriendo y ¡desmontando mitos viajeros!

No hay comentarios

Dejar una respuesta