Para viajar cualquier excusa es buena por eso, aprovechamos que el hijo de Venús ya anda por ahí con su arco y sus flechas para hacer un alto de 48 horas en el camino de la rutina y celebrar junto a quien más queremos (novio/a, marido, mujer, mascota, amante, sobrino/a, hijo/a) que el amor está en el aire. Tanto si sois de los más cursis y empalagosos como de los menos efusivos, existe un plan/destino para hacer latir sin descanso a vuestros corazones enamorados este San Valentín.

La Toscana, Italia

Para románticos y empalagosos (La Toscana)

Cualquier pueblecito de la Toscana italiana podría ser el lugar perfecto para la más romántica de las escapadas. Hemos querido elegir San Gimiggiano con sus torres alzadas sobre la arquitectura y la piedra medieval para pasar un fin de semana inolvidable, pero en cualquiera de los encantadores pueblos de esta región podríamos pasar unos días de ensueño. Arezzo, Pitigliano, Montefioralle o el enclave que sirvió de escenario para ‘La vida es bella’, Monterrigioni, servirían para jurar amor eterno con vistas a la verde campiña italiana.

San Gimignano, la Toscana, Italia

Para cursis y pegajosos (paseo ecuestre por Sevilla)

La Giralda, la Torre del Oro, la espectacular Plaza de España, el Gualdalquivir, el Parque de María Luisa, el Barrio de Santa Cruz y muchos otros rincones te esperan en Sevilla para que la onda expansiva de tu amor se propague por toda la ciudad andaluza. Pasear en un carro de caballos por sus calles puede ser el sumum de cualquier pareja enamorada que se precie. No os dejéis llevar por las connotaciones negativas, que si es de guiris, que si es de turistas…es un paseo precioso y más si Cupido os acompaña en el recorrido.

Paseo en los aledaños de la Giralda, Sevilla, España

Para comilones sin remilgos (Cudillero, Asturias)

Podéis disfrutar cual Dama y Vagabundo sorbiendo de cada lado de un espaguetti pero quizá, si no sois tan ‘finolis’, una buena fabada de primero con un solomillo de segundo, bajo la luz de las velas si queréis darle un toque romántico, puede ser el mejor de los planes para este San Valentín. Si sois de los que no queréis dejaros engañar por las cursiladas y sabéis que lo importante es la compañía y el escenario, hemos elegido uno de los pueblos más bellos y pintorescos de Asturias, Cudillero, donde vivirás un auténtico amor a primera vista.

Cudillero, Asturias

Para los más sofisticados y bohemios (Malta)

La isla de Malta es lo más de lo más. Fotogénica donde las haya, su capital La Valeta es un compendio de edificios renacentistas y calles empedradas donde se respira arte e historia por todas partes. Te enamorarás de ella, de tu compañía y le prometerás a este paraje amor eterno sin miedo a los celos de París, Roma o Praga…

Skyline de La Valeta, Malta

Para enamorados ‘low cost’ (Aveiro, Portugal)

Para aquellos amantes con presupuesto ajustado pero que no por ello van a dejar de gritar a los cuatro vientos lo mucho que se aman, os proponemos un fin de semana veneciano, pero no en la Venecia italiana sino en la Venecia portuguesa…muy cerca, sin salir de la península, sin nada que envidiarle a la italiana y asequible: Aveiro. Esta localidad portuguesa, con sus canales y sus góndolas de colores, es un paraje idílico para todos aquellos que quieran disfrutar de una ciudad coqueta sin desembolsos comprometedores.

Aveiro, Portugal

Para los amantes más fatigados (Aguas termales en Ourense)

Para todos aquellos que entre semana os cruzáis en el pasillo de casa, que solo os da tiempo a cruzar cuatro palabras a la hora de cenar y que incluso ni os veis porque cuando llega uno el otro está dormido, no se nos ocurre mejor lugar para pasar un fin de semana tranquilo y relajante que Ourense. Esta ciudad, famosa por sus puentes, sus bares de tapas, sus Burgas y el paso del Miño, es un auténtico paraíso de aguas termales donde podemos encontrar pozas, termas y piscinas al aire libre para relajarse y desafiar las bajas temperaturas del exterior.

Las pozas de Outariz (son gratis) o A Chabasqueira, situadas en un paraje incomparable a orillas del río, son algunas de las más conocidas, donde os podréis sumergir en aguas entre los 38º las más frías hasta los 64º las más calientes. En Outariz hasta se puede ver cómo sale el manantial de una fisura de la roca.

Outariz, Ourense, Galicia

Y… ¿qué tipo de amor profesáis vosotros? aquí os dejamos algunas ofertas para disfrutar San Valentín

No hay comentarios

Dejar una respuesta