Dejar o no dejar propina, he ahí la cuestión. Y es que cuando viajamos por el mundo varios interrogantes se suceden en nuestra cabeza a la hora de pagar en un restaurante, cuando un maletero te ayuda con tu equipaje o cuando dejas el taxi que te ha llevado a tu destino. En algunos lugares podría decirse que son casi obligatorias mientras que en otros, pueden ser una falta de respeto. Para acertar con las propinas y no pecar ni de generoso ni de tacaño os dejamos una guía rápida de los diferentes tipos de pleitesías que hay que tener en cada continente.

Propinas alrededor del mundo

1. Necesaria aunque no obligatoria

En estos países no es obligatoria pero si no la dejas puedes oír algún que otro refunfuño y fruncimiento de ceño.

México. No es obligatoria pero se entiende que si no la dejas es por algún error grave cometido por el servicio. En México los sueldos suelen ser bastante bajos por ello se suele dejar entre un 10 y un 15% de propina.

– Reino Unido. Antes de pagar hay que revisar bien la cuenta porque por costumbre suelen incluir la propina directamente como ‘service included’. Si no estás dispuesto a pagarla puedes pedirle al camarero que la anule con la consiguiente mueca de pocos amigos que te llevarás puesta.

– Cuba. Antes era algo prohibido y se regateaba hasta en los taxis pero en los últimos años se ha hecho común dejar propina. En los restaurantes es un 10%.

2. Muy necesaria, vamos, obligatoria

En la mayoría de estos países la propina tiene un peso importante en el sueldo de quienes te atienden en los locales.

– Estados Unidos. Este país es el rey indiscutible de las propinas. Aquí no es que sean obligatorias sino que casi son un derecho que exigir. La propina forma parte del sueldo de los camareros en un porcentaje altísimo por ello además de que el trato es especialmente amable no te puedes largar sin dejar nada porque te arriesgas a que salgan a por ti a ¡la calle!

Hay restaurantes que ya la incluyen en la cuenta (esto es lo más cómodo) y otros te sugieren en la cuenta cuánto dejar. Cuando los comensales superan cierto número de miembros también te la incluyen en el importe final y si no te lo indican de ninguna forma suele ser entre un 15 y un 20% del importe total.

– India. En mano o en la mesa, no es obligación absoluta pero es parte del sueldo de los camareros. Es un 10% del total de la cuenta.

– Canadá. Al igual que en Estados Unidos, la propina forma parte del sueldo del servicio. Se deja entre un 10 y un 15% del total y se suele dar en efectivo.

– República Checa. A veces está ya incluida en la cuenta final pero si no hay que dejar entre un 5 y un 15% ya que también es parte de la nómina de los camareros. En los locales pequeños se aconseja dejarla directamente al camarero para que ésta no desaparezca misteriosamente.

3. Ni se te ocurra, puede ser una ofensa

La propina en estos países es algo inusual y ofensivo para muchos ya que consideran que infravaloras o menosprecias el trabajo de los camareros.

– Japón. En el país nipón ni se te pase por la cabeza dejar propina, el camarero puede ofenderse y agraviado. El servicio será excelente igualmente y con un gracias se sentirán satisfechos.

– Singapur. Las propinas en este país han estado prohibidas por ley y muy mal vista históricamente pero el turismo occidental ya ha acostumbrado a algunos restaurantes. Por si acaso no hay que arriesgarse.

– China. Aquí también te pueden perseguir por la calle, pero para devolverte el dinero no para exigírtelo. En China los camareros pueden interpretar una propina como una forma de infravalorar su trabajo así que mejor evitarlo. Aunque hay algunas ciudades como Hong Kong o Macao donde la propina es una señal de etiqueta.

– Paraguay. Es totalmente desaconsejable dejarla. No sienta bien al servicio y se puede interpretar como un soborno.

4. No pero sí. Sin obligación pero esperada

Hay total libertad para no dejarla pero como signo de gratitud se espera recoger junto a la cuenta aunque sean unas monedas. Si no lo haces quedarás como un ‘agarrao’.

– España. Sin duda alguna somos de los turistas más tacaños. Fuera nos cuesta dolores acostumbrarnos a propinas que superen la cifra de 1€ y en España solemos dejar la calderilla que encontramos en el fondo del bolsillo o del bolso. En nuestro país se espera la propina, aunque sea poca.

– Alemania. Se suele dejar entre un 5 y un 10% pero lo más importante es dárselo en mano al camarero o pagarle con un billete grande y decirle que se quede con el cambio.

– Hungría. En este país lo más importante es dar la propina directamente al camarero, nada de dejarla en la mesa. Hay también que comprobar que no te la han incluido en la cuenta, si no es así se suele dejar lo típico, entre un 10 y un 15%.

– Italia y Portugal. En ambos países es como en España, no hay un cálculo y lo que se suele hacer es redondear la cifra total o dejar algunas monedas.

– Rusia y Ucrania. Durante el régimen comunista en la URSS las propinas estaban prohibidas pero, desde que los países se independizaron la costumbre es dejar alrededor de un 10% del total.

– Austria, Suecia y Polonia. La cuenta total ya lleva incluido un extra por el servicio pero el camarero espera además un gesto de agradecimiento a su atención. Lo suyo es dejar un 10%.

– Turquía. Es lo habitual y sobre todo dársela al camarero en mano porque si no probablemente se la quede el dueño del local. Se suele dejar entre un 10 y 15% en los restaurantes normales y un 20% si son de lujo.

– Egipto, Marruecos, Túnez y Sudáfrica. Son los únicos países de África donde la propina es algo habitual. Un 10% es lo más apropiado.

– Argentina, Chile y Uruguay. Se suele dejar un 10% del total y en el caso de Uruguay no dejarla es sinónimo de ser un roñoso y un tacaño.

– Brasil. En las zonas turísticas se ha implantado la costumbre de dar aparte de la propina que ya va incluida en la cuenta un 10% más extra al camarero.

5. No la esperan ni la necesitan

En estos países no necesitan las propinas, es algo voluntario y en ningún caso ofensivo.

– Grecia. Es uno de los pocos países de Europa donde hay total libertad para no dejar propina. Ésta ya va incluida en la cuenta por ley así que si quieres no tendrás que estar redondeando ni calculando qué dejar.

– Australia y Nueva Zelanda. En estos países los sueldos son bastante elevados por lo que no esperan propinas. Si aún así se quiere dejar un 10% del total de la cuenta es lo idóneo.

– Islandia, Dinamarca, Noruega y Finlandia. Menos en Noruega, en el resto de países está incluida en la cuenta. No se espera ni tampoco ofende en el caso de dejarla. Se suele dar un 10% del importe total.

No hay comentarios

Dejar una respuesta