El verano ya está aquí y tenemos por delante 93 días y 15 horas para disfrutar de todo lo que esta estación nos ofrece. Para organizarnos bien y que nada se nos escape hemos confeccionado una lista de deseos veraniegos que esperamos tener tachados casi al completo al finalizar la temporada (señal de que lo habremos sentido y exprimido al máximo). ¿Qué añadiríais?

tumbonas en la playa

1. Viajar de cualquier manera, a cualquier lugar y el tiempo que se pueda pero viajar, desplazarse. Un finde, una escapada de tres días, una semana, dos o un mes pero viajar.

2. Descubrir un lugar nuevo.

3. Una tormenta de verano. Ese olor que deja la lluvia después no tiene precio.

tormenta de verano

4. Chiringuitear y a poder ser sin tener que hacer colas, avistar a lo lejos una mesa y que sea tuya sin mayores esfuerzos.

5. Taparse con la sábana alguna noche en la que el calor dé una tregua.

6. El gazpacho, el salmorejo y la mítica ensalada de ‘verano’ de las madres.

7. Andar descalzo/a.

8. Un siesta playera o después de una copiosa y exquisita fabada.

9. No sufrir overbookings, ni excesivos retrasos ni escalas infinitas.

10. Un road trip aunque sea pequeño. Los road trips son para el verano…

Road Trip

11. Leer y leer durante horas sin contar el tiempo.

12. Hacer de una canción tu propia canción del verano que te lo recordará el resto del año cuando la oigas (sin llegar a odiarla)

13. Acostarse tardísimo porque sí, sin ningún motivo.

14. Bicicletas, muchos paseos en bicicleta por la playa, por el campo o por la ciudad vacía en pleno agosto.

Bicicleta

15. No saber que día de la semana es ni qué día del mes. Y no mirar la hora casi nunca.

16. No ver la tele ni las noticias y estar desconectado sin enterarte de nada (obviamente sin que pase nada gravísimo)

17. Alguna película al aire libre en tu barrio, en el pueblo, en la playa… comiendo pipas, en incómodas sillas de plástico o en una toalla sobre un césped.

18. Una barbacoa, aunque sea sólo una con amigos, familia, compañeros de trabajo. Con quien sea y donde sea (si alguien ofrece sus aposentos voluntariamente mejor que mejor)

19. Fiestas populares. Si estás en España es casi imposible librarte de alguna que otra verbena en tu destino de vacaciones y si te vas lejos búscala, seguro que alguna encuentras.

20. Sangría (en el clásico cubo de lavar la ropa y con el cazo para servirla), tinto de verano o cerveza con limón para los más auténticos y mojitos para los más exóticos y tropicales.

21. Oir las olas del mar de noche, sólo las olas.

22. Conversaciones que parecen que van a arreglar el mundo y que acaban a las mil con el mundo patas arriba.

23. Disfrutar de la ciudad vacía, sin atascos, sin colas y pudiendo reservar en tu restaurante favorito.

24. Un buen chapuzón en la piscina de la ‘urba’ a la vuelta de la oficina (o en la piscina municipal del pueblo o en la particular de un amigo)

Piscina

25. Volver a casa de día después de una noche de bailoteo.

26.  Una puesta de sol rojiza.

27. Un bañito nocturno furtivo en piscina, mar o río (precaución si eliges uno de los dos últimos).

No hay comentarios

Dejar una respuesta