Si te van las barbas, las camisas estampadas, practicas el surf (aunque seas de Madrid), bebes té, tu medio de transporte es la bici y te pirra lo vintage, aquí os traemos los lugares por los que al menos tenéis que pasar si os consideráis unos auténticos hipsters. Barrios, pueblos, ciudades, playas, existen infinidad de espacios que se han convertido en la meca de una subcultura que nació allá por los años 40 y que ha resucitado ahora adaptada a los tiempos modernos.

Arte callejero en el Muro de Berlín

Los hipsters también viajan pero ¿dónde van? y ¿dónde hay que ir para ganarse tan codiciado título? El término hipster, que traducido directamente del inglés significa: persona sofisticada, inconformista, que sigue y marca tendencia, nació en los años 40 para referirse a los aficionados al jazz. Años después, en los 50 los escritores malditos de la generación beat, como Jack Kerouac o Allen Ginsberg, lo elevaron a su máxima potencia creando un movimiento contracultural que lanzó a jóvenes de todo el mundo a la carretera, las drogas, el jazz, los libros y el NO a las normas establecidas.

Hoy se ha readaptado a nuestros tiempos, matizando el concepto original y dando lugar a una subcultura que transforma todo aquello que toca en lo ‘más de lo más’ y reconvierte lugares abandonados y anodinos en espacios para compartir arte, cultura y tendencias. No queda ciudad en el mundo que no cuente con un rinconcito hipster para disfrute de los viajeros más barbudos, y de aquellos que simplemente les gusta curiosear en lo bohemio y alternativo. Estos son algunos de ellos:

Estocolmo y su isla súper hipster

El nivel de hipsterismo de Estocolmo es altísimo. Se concentra principalmente en la Isla de Södermalm, la mayor de todas las islas que componen la capital sueca. Fue un barrio obrero con casas de madera de colores y edificios industriales de principios del siglo XX. A día de hoy, es el Soho de Estocolmo, un barrio bohemio y cool que hay que conocer paseando sin prisas por sus adoquinadas calles. Tiendas de diseño, galerías de arte y restaurantes de moda están instalados en este vecindario que por encima de todo sigue manteniendo su ambiente sereno y encantador.

Estocolmo

Berlín, siempre de moda

Kreuzberg es el referente de la cultura y el arte moderno y cosmopolita de la capital alemana aunque en los últimos años han comenzado a despuntar zonas como Friedrichshan, Prenzlauer Berg o Reuterkiez. Y es que Berlín ha vivido y vive su propia subcultura surgida de una intensa historia pasada y de la superación de esta. El muro se ha convertido en un auténtico museo graffitero al aire libre y por toda la ciudad se pueden encontrar cientos de galerías de arte, cafeterías, cervecerías y espacios urbanos donde se respira el aire underground más bohemio de Europa.

Muro de Berlín

Malasañeando por los madriles

Entre la Plaza de San Ildefonso, las calles paralelas de Espíritu Santo, San Vicente Ferrer o la Palma cruzándose con Colón, Fuencarral o la Corredera baja y alta de San Pablo, Malasaña es el emblema hispter de Madrid. Cada dos pasos hay una cafetería-librería, un restaurante reformado a base de pallets o un club nocturno donde Alaska y los Pegamoides resuenan en los platos de djs con camisas de flamencos. Así es Malasaña, pero no es la única. La zona de Conde Duque, Antón Martín o los alrededores de la Plaza de la Cebada han entrado ya en el circuíto hipster madrileño que no podéis dejar de visitar y conocer.

Barrio de Malasaña, Madrid

Williamsburg, capital hipster de Nueva York

Ya no vale con alojarte en un loft en Brooklyn para ser el turista más guay de Nueva York, no, ahora es Williamsburg, barrio judío, obrero e industrial en sus inicios, que ahora se ha convertido en el hogar de artistas, tiendas de ropa vintage, arte callejero y skaters con vistas a la gran manzana. Aquí parece haber nacido la estética del neohipster actual: barba, camisa estampada y pitillos para él, y modelito vintage de la bisabuela para ella. El mercadillo Artist and Fleas en un buen ejemplo de la transformación que ha experimentado este barrio en las últimas décadas, sobre todo cómo ha sabido erradicar y superar la delincuencia y el crack que sufrieron sus calles entre los 80 y los 90.

Puente de Williamsburg

Los Ángeles, desde el downtown hasta Venice Beach

Lejos de los circuitos turísticos de Hollywood o Beberly Hills, Los Ángeles es hipster como la que más. Tiene todo los ingredientes principales del movimiento sobre un escenario musical, artístico y cultural extraordinario. ¿Dónde encontrarás todo esto? En Venice Beach. Más alla de la playa, en las calles que van en paralelo al mítico paseo con patinadoras ligeritas de ropa, encontrarás tiendas de moda vintage, surf, cafeterías de lo más cool y un sin fín de artistas callejeros. En los aledaños, no podéis dejar de ir a las calles de Abbot Kinney y Main Street a disfrutar de su ambiente y de sus food trucks. Ecko Park y el barrio de Silver Lake están oficialmente declarados como los más modernos de L.A.

Los Ángeles

Mission District, San Francisco

Frisco, como Kerouac se refería a San Francisco en su novela beat ‘On the Road’, es la ciudad donde nació el verdadero hipster de los años 50, el vagabundo, el escritor, el artista, donde comenzó una generación de escritores malditos ‘generación beat’ que dejaron como legado un espíritu de lucha contra lo políticamente correcto y contra los cánones establecidos. Todo esto prevalece en cierto modo en San Francisco y es algo que ha atraído a intelectuales de todo el mundo convirtiendo la ciudad en un referente hipster en toda regla. A día de hoy, Mission District es uno de los barrios más alternativo de la ciudad, con murales de Diego Rivera en sus calles, gente joven y parques inmensos para hacer picnics.

San Francisco

¿Y una playa hipster?…en Marruecos

Apenas a 20 kilómetros de la turística Essaouira, la aldea bereber de Sidi Kaouki se debate entre lo más hippie y lo más hipster del país marroquí. Su salvaje playa de arena blanca, sus profes de surf con rastas y mechas del sol, sus chiringuitos y su ambiente súper cool frente a un Atlántico agitado han hecho de Sidi Kaouki el destino preferido de aquellos que disfrutan de las olas en pleno mar abierto y de la cervecita o té moruno en un chill out después de un intenso día de deporte.

Sidi Kaouki, Essaouira, Marruecos

1 Comentario

Dejar una respuesta