Jet Lag: dícese de la descompensación horaria o desequilibrio producido entre el reloj interno de una persona (que marca los periodos de sueño y vigilia) y el nuevo horario que se establece al viajar a largas distancias, a través de varias regiones horarias.

Remedios contra el Jet LagViajar es un placer aunque a veces conlleve algún que otro pequeño sacrificio. Quien más o quien menos ha sufrido en alguno de sus viajes el jet lag, algunos casi ni lo notan y se aclimatan en seguida a los nuevos horarios pero hay quienes pueden tardar días en volver a coger el ritmo normal. No existe una pócima mágica para curarlo pero sí una serie de trucos para combatirlo dignamente.

Los principales síntomas son fatiga (el más común), irritabilidad, insomnio, dolor de cabeza e incluso diarrea y vómitos. Todo el mundo es susceptible de sufrirlo pero las personas mayores de 60 años tienden a pasarlo peor.

Si se viaja al oeste el efecto es menor ya que se prolonga nuestro reloj corporal y el ciclo día-noche se distorsiona menos. Pero si viajas hacia el este vas en el sentido opuesto a las agujas del reloj corporal por ello la confusión física es mayor.

ANTES DEL VUELO

  • Cambia ligeramente tu rutina de dormir

Un par de días antes, si viajas al Este es bueno despertarse y acostarse una hora antes. Si por el contrario viajas al oeste, lo mejor es levantarse y acostarse una hora después.

  • La comida puede ser una buena aliada

Días antes es bueno comer proteínas y carbohidratos y alimentos con pocas calorías los dos días previos. Además, si el viaje es diurno un buen desayuno puede ayudar a afrontar el vuelo con energía y potencia.

  • Planifica una parada a medio camino

Siempre deseamos que el vuelo sea directo pero, si es posible, hacer una parada a mitad de camino favorece el ajuste gradual a los nuevos horarios.

DURANTE EL VUELO

  • Hidratarse, dormir y comer almendras

Ropa y calzado cómodo, antifaz y tapones serán claves para lograr conciliar el sueño en el avión. Y, durante las horas de vigilia, hay que beber muchos líquidos y comer almendras, un fruto seco que contiene melatonina, componente que ayuda a conciliar el sueño.

Remedios contra el Jet Lag

  • Evita el alcohol

Hay que hidratarse pero no con alcohol. Puede ser tentador tomarse una copita de vino durante la comida pero su efecto puede ser de lo más adverso. El alcohol así como la cafeína (café o refrescos de cola) favorecen la deshidratación además de alterar el sistema nervioso.

  • Paseos por el avión

Mantener cierta actividad si el vuelo es muy largo ayudará a tu mecanismo. Dar paseos te relajará y evitara el entumecimiento.

EN EL DESTINO

  • Intentar aguantar sin dormir

Puede que hayas salido de tu origen de día y ahora llegues a tu destino de día también, no decaigas, intenta hacer vida normal y aguantar lo máximo posible antes de irte a la cama. Evita irte al hotel y echarte una pequeña siesta.

  • Nada de alarmas

Deja que la propia luz del sol te despierte, no bajes las persianas y que la iluminación natural del amanecer te despierte, es una buena forma de empezar a coger el ritmo.

  • Hacer ejercicio

Varios estudios aseguran que hacer un poco de ejercicio el día de la llegada al destino favorece la segregación de endorfinas, unas aliadas fantásticas contra el cansancio. El ejercicio ayudará a activar cuerpo y mente además de dar ese punto de agotamiento necesario para dormir esa misma noche.

  • Comer con rutina

Lo mejor es adaptarse a los horarios locales del lugar al que se llega, esto ayuda a ordenar el organismo y adaptarse en seguida a las nuevas condiciones horarias. Si llegas por la mañana, intenta no desayunar en el avión y aprovechar para desayunar en el destino. Si llegas por la tarde, espera a la cena y date un buen festín al que luego le siga una buena cama.

Haz que el Jet Lag sea una anécdota más de tu viaje.

1 Comentario

Dejar una respuesta