Ni una, ni dos, ni tres, sino seis son las Reservas de la Biosfera que se encuentran en Asturias para hacer las delicias de los viajeros más apasionados de la naturaleza y el aire puro. La tierra de la sidrina, les fabes y el Cabrales es un edén abrumador de praderas infinitas, aldeas pintorescas, apacibles lagunas, frondosos bosques, osos pardos, playas únicas e imponentes montañas. Elige cualquiera de sus parajes y déjate enamorar por su inmenso Patrimonio Natural.

Parque Nacional de los Picos de Europa, Asturias

Si hay un paraíso verde en España ese es el Principado de Asturias. Posee una riqueza medioambiental fascinante con un tercio de su territorio declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco. Desde los impresionantes Picos de Europa, hasta el Río Narcea, los Hórreos, Covadonga, Oscos-Eo, o los Lagos de Somiedo, entre otros, se puede recorrer Asturias de parque en parque dejando que los sentidos disfruten. No te los pierdas:

Parque Nacional de los Picos de Europa, belleza natural y un hito en la historia de España

Verde y abrupto, este parque de impactantes paisajes se sitúa en la Cordillera Cantábrica. Sus terrenos, modelados por el hielo y el efecto de las aguas sobre la piedra caliza, han dado como resultado un paisaje kárstico espectacular formado por escarpados macizos montañosos, profundos valles y gargantas, poderosos ríos y lagos que reflejan la inmensidad de las cumbres.

BiosferaPicosDeEuropa1

En sus tres macizos principales, Central, Oriental y Occidental encontramos algunos de los parajes más emblemáticos de este frondoso parque. En el Central, que posee la cima más alta de la Cordillera Cantábrica (Torrecerredo), se eleva el buque insignia de los Picos de Europa, el Urriellu (Naranjo de Bulnes), con sus 2.519 metros coronando el macizo con su impresionante belleza.

BioesferaPicosDeEuropa4

El Macizo Oriental, el más pequeño de los tres, tiene un perfil más suave y su cima más alta es la Morra de Lechugales, con 2.444 metros. Al oeste, en los Picos del Cornión, se encuentran los famosos lagos de Enol y Ercina que como un espejo reflejan las picudas cimas que los rodean. Además, en este mismo lugar se gestó la leyenda de Asturias con Don Pelayo al frente de la historia. Cercano a esta maravilla natural, nos topamos con el Real Sitio de Covadonga donde su Cueva y su Basílica son lugar de peregrinaje para miles de viajeros cada año.

Reserva de Oscos-Eo, marinera y fluvial

Este parque es la suma de dos tierras, Galicia y Asturias, dos tierras primas hermanas separadas por un río pero unidas por un carácter y cultura común.

BiosferaOscos1

El gran protagonista de este enclave, y causante de la belleza y grandiosidad de sus paisajes, es el Río Eo. Su paso por estas tierras, los valles de sus cuencas fluviales y su desembocadura han dado lugar a hermosas playas, escarpados acantilados y frondosos y mágicos bosques alimentados por la riqueza fluvial. En total 1.600 kilómetros cuadrados conformados por 14 municipios, siete asturianos y siete gallegos.

BiosferaOscos3

Además, a su naturaleza explosiva hay que sumarle la riqueza etnográfica y arquitectónica de la zona. Pueblos como Castropol, Vegadeo, Los Oscos (Santa Eulalia, San Martín y Villanueva), Taramundi… son solo algunos ejemplos de esta belleza arquitectónica y rural que completa la instantánea perfecta en esta Reserva declarada como tal por la Unesco en 2007.

Parque Natural de las Fuentes del Narcea Degaña e Ibias, osos pardos y robles

Con una de las riquezas naturales más destacadas del Cantábrico, este parque posee diversos paisajes definidos y marcados por la personalidad de los tres concejos que conforman la Reserva. Destaca además por su fauna entre la que se encuentra el oso pardo o las nutrias.

BioesferaFuentesDelNarcea4

En el concejo de Narcea el paisaje es escarpado y abrupto al paso del Río Narcea y sus afluentes que son ideales para practicar la pesca de la trucha y el salmón. En esta zona destaca además el fascinante bosque de Muniellos, el mayor robledal de España y uno de los mejores conservados de Europa.

Degaña, otro de los concejos de la Reserva, destaca por sus altas sierras y sus verdes valles pero además por su fauna salvaje. Las condiciones medioambientales han permitido que el parque sea refugio y hábitat de los osos pardos. Sus extensos bosques y sus zonas de difícil acceso son el lugar perfecto para la supervivencia de estos impresionantes animales.

Bosque en Moal - Asturias

Y por último, el concejo de Ibias se caracteriza por su gran relieve montañoso de gran riqueza vegetal. Varios manantiales y afluentes del Río Ibias bañan los valles y las sierras con aguas frescas y cristalinas. Además, en esta zona destaca la arquitectura popular de hórreos y pallozas, que son una construcción típica del interior del Occidente de Asturias.

Parque Natural de Las Ubiñas – La Mesa, naturaleza y cultura

El Parque de Las Ubiñas-La Mesa acoge paisajes llenos de contrastes y la segunda montaña más alta de Asturias después de los Picos de Europa, el Macizo de Peña Ubiña, destacando su diversidad de flora y fauna.

BioesferaPenaUbina4

En sus bosques se puede encontrar más de la mitad de toda la variedad vegetal de Asturias con el hayedo como árbol dominante. Y entre la fauna destaca también el oso pardo y además las nutrias, el urogallo cantábrico, y aves rapaces de todo tipo.

A esta riqueza ambiental se unen sus numerosos valores culturales. Cuenta con una de las más ricas estaciones rupestres del noroeste peninsular (Abrigos Rupestres de Fresnedo), de representaciones pictóricas de la Edad de Bronce – Edad de Hierro. Conserva además restos de la época castreña, aunque sin duda sus elementos más representativos son la Vía Carisa y el Camino Real de la Mesa, ambas calzadas romanas tan antiguas como los primeros indígenas astures, que comunicaba la región con la meseta leonesa.

BioesferaPenaUbina3

En los pueblos del entorno aún se pueden ver buenos ejemplos de la arquitectura tradicional de la montaña asturiana, con viviendas de piedra con corredores de madera. Junto a estos núcleos coexistieron las brañas, zonas de pasto de verano, en las que se construían las sencillas cabañas de piedra cubiertas de teja o escoba –los teitos-, además de los corros o cabanos, construcciones circulares con falsa cúpula de piedra.

Parque Natural de Redes, paraíso del senderismo

Con una superficie arbolada que ocupa el 40% del territorio, Redes es más pequeño que sus hermanos parques pero no menos rico en vegetación y fauna salvaje. Concurrido por los amantes del senderismo, destacan algunas de sus cumbres como la Peña’l Vientu, Cantu l’Osu, el Tiatordos y la Rapainal, la máxima altitud del parque con 2.002 m. y los valles abiertos y desfiladeros fruto del flujo del Río Alba o Arrudos.

Y uno de los lugares más impresionantes del parque se encuentra en su zona alta, accesible desde el pueblo de Bezanes, la Vega de Brañagallones. En invierno, con la llegada de las nieves adquiere su mayor esplendor.

BiosferaRedes3

En el Parque Natural de Redes se encuentran todas las especies características del norte peninsular, el oso pardo, el urogallo y el lobo; y se localizan también las mayores poblaciones de rebecos y ciervos de Asturias. El hayedo es la formación vegetal dominante en los montes de Redes, aunque estos albergan importantes manchas de roble albar.

Parque Natural de Somiedo, enamórate de sus lagos

Orográficamente Somiedo es muy rico: cinco valles componen su geomapa y son el Valle del Pigüeña, donde se encuentra Villar de Vildas, Pueblo Ejemplar de Asturias y puerta de la Braña de la Pornacal; el Valle de Somiedo; el Valle del Lago, con la ruta al Lago del Valle; el Valle de Saliencia, con sus tres lagos que componen un singular paisaje donde se encuentra el puerto de la Farrapona, y Las Morteras.

ParqueNaturalSomiedo3

Tierra de pastos y brañas, de vaqueiros, de ‘cabanas de teito’- habitáculos donde convivían las personas y el ganado -, Somiedo es ideal asimismo para el deporte en sus múltiples versiones: rutas a pie, en bici o a caballo, caza y pesca, etc.

ParqueNaturalSomiedo2

¿Qué os parecen? ¿Con cual os quedáis?

No hay comentarios

Dejar una respuesta