Es indudable, Lisboa está de moda. Y se lo ha ganado con creces porque la ciudad de Pessoa enamora a ritmo de fado con sus tranvías, sus cuestas, sus miradores sobre los tejados rojizos, el Tajo en su despedida, su luz atlántica, su barrio más auténtico: Alfama, sus aires bohemios y su saudade infinita (nostalgia). Estas son sólo algunas razones fotográficas para dejarte hechizar ¡obrigados!

Tranvía, LisboaAsómate a todos sus miradores y si no puedes a todos al menos embriágate con las vistas que se contemplan desde As Portas do Sol.

Mirador As Portas do Sol, LisboaConoce su plaza más emblemática, Plaza del Comercio. Abierta al río-océano y de una amplitud abrumadora es posiblemente una de las más bonitas de Europa.Ya que estás en este punto aprovecha y acércate a conocer a sus primas hermanas: Restauradores y Rossío.

Plaza del Comercio, LisboaAdemás, puedes subir al Mirador da Rua Augusta, que alberga la estatua que corona la plaza, y ver desde las alturas otra bella perspectiva de la ciudad.

Miradora de la Plaza do Comercio, LisboaSúbete a uno de sus tranvías y vive la experiencia de trepar por sus empinadas cuestas al son del traqueteo del convoy. El número 28 es el más mítico de la capital portuguesa.

Tranvías, LisboaEl arte callejero se encuentra a cada paso de la capital portuguesa adornando espacios abandonados y viejas fachadas de viviendas desocupadas.

LX Factory, LisboaHay auténticas obras de arte urbano y en algunos casos hasta parece que Lisboa te habla a través de sus paredes.

Graffitis por las calles de LisboaEn la Lisboa más underground y vanguardista encontramos LX Factory, una antigua área industrial bajo el puente 25 de Abril que renovada, alberga uno de los espacios más vanguardistas de la capital. Allí podemos encontrar maravillas como la librería Ler Devagar.

Librería en LX Factory, LisboaAsí como restaurantes, tiendas vintage, exposiciones, espacio para conciertos y cine y clubs para bailar hasta altas horas de la madrugada.

Tienda vintage en LX Factory, LisboaCruzar a la otra orilla y observar la ciudad lusa desde allí es uno de los imperdibles. Dos coquetos restaurantes esperan al viajero al otro lado, bajo el 25 de Abril, donde podrá tomar un café mientras empieza a caer el sol o bien comer o cenar con la suave brisa del río.

Restaurante Ponto FinalREstaurante Ponto Final, LisboaImprescindibles son también sus barrios, Barrio Alto, Chiado, La Baixa, pero, sin duda si hay uno obligatorio que visitar ese es Alfama, el barrio mas antiguo, auténtico y pintoresco de Lisboa donde la ropa tendida es un elemento estético más y sus estrechas callejuelas esconden pequeñas tabernas donde degustar un magnífico plato de bacalao a brás con un fado de fondo.

Barrio de Alfama, LisboaY si nos pierden los mercadillos de artículos de todo tipo es de obligada visita Ladra (El Rastro lisboeta), un auténtico mercado de pulgas donde se puede encontrar casi cualquier cosa.

Mercado de Ladra, Alfama, Lisboa¿Ganas de enamorarte la ciudad de las siete colinas?

Bon Viagem.

1 Comentario

Dejar una respuesta