Las paredes del mundo se han convertido en el mayor lienzo para artistas callejeros que han hecho de una práctica en su día prohibida todo un arte y reclamo. Irónicos, reivindicativos, espectaculares, coloridos, los grafitis han transformado los sitios más anodinos en verdaderos museos al aire libre donde deleitarse con auténticas obras de arte salidas de un bote. A golpe de spray, esta expresión artística cada día gana más seguidores y su aceptación es ya un hecho consolidado. Si os gusta el street art, estos son vuestros destinos.

Los Ángeles

Belfast, inspiración histórica

Convertidos en toda una atracción turística, los murales de la capital de Irlanda del Norte son el reflejo de los conflictos históricos acaecidos en el Ulster en los años 70.

Belfast, Irlanda del Norte

Cargados de simbolismo, estos muros hablan por sí solos. Merece la pena darse una vuelta por Falls Road para contemplar las fascinantes pinturas que decoran las paredes del bautizado Muro de la Paz.

Belfast, Irlanda del Norte

Lisboa (Portugal)

El arte del grafiti lleva tiempo asentado en la capital lusa. Obras de importantes artistas callejeros llenan las calles de Lisboa que ya es un referente del arte urbano en Europa. Es tanta la inmersión de los grafitis que el propio Ayuntamiento creó un equipo conocido como, Go Art Lisboa, que se dedican a buscar paredes, contactar con sus dueños y proponerles las ideas de importantes y refutados grafiteros para decorar su espacio.

La iniciativa es todo un éxito y ha convertido a Lisboa en la sexta ciudad del mundo con mejor arte urbano. Hay pintadas espectaculares que os podréis encontrar simplemete paseando por Barrio Alto, Graça, Martín Moniz o Alfama.

Lisboa, Portugal

Wynwood, Art District en Miami

En el barrio de Wynwood en Miami se respira arte por todas sus calles. Cuenta con alrededor de 70 galerías de arte y la concentración de cafeterías, bicicletas, food trucks y hipster es bastante elevada. Los muros están decorados por espectaculares y coloridos grafitis que rematan la estética de uno de los barrios más hipster de la ciudad.

Wynwood Art District Miami

Bristol, cuna de Banksy

Muchos artistas callejeros comenzaron su andadura en esta ciudad pero ha sido el aclamado Banksy el que ha posicionado a Bristol en el mapa grafitero mundial. Algunas de sus obras más conocidas se pueden ver aquí como la de la mujer de la ventana (de la que cuelga su amante) y su marido. Se pueden encontrar pintadas de Bansky y otros artistas tan sólo caminando por sus calles. Bedminster, Gloucester Road o Nelson Street son algunos de los rincones artísticos de la ciudad.

Banksy, Bristol, Reino Unido

México D.F, arte callejero indígena

El centro histórico de Ciudad de México acoge espectaculares murales que siguen una estética al más puro estilo indígena. En la mismísima plaza del Zócalo se pueden encontrar unos bellas pinturas que reflejan la sangre de las antiguas civilizaciones precolombinas.

Grafiti en Plaza del Zócalo, México D.F

Los Angeles, pura sangre callejera

Los Ángeles son playas, Hollywood y celebrities pero mas allá de eso no hay que olvidar que en la capital de la Costa Oeste nació el hip hop a finales de los 70, germen inicial de consagrados artistas grafiteros. La cultura urbana angelina late en cada esquina y callejón de esta extensa ciudad. Barrios como Los Feliz, Silver Lake o Venice Beach pueden dar buena cuenta de obras artísticas callejeras dignas de museo.

Graffiti de los Beatles, Los Ángeles, California

Berlín, Strassenkultur (la cultura de las calles)

Esta lista no sería posible sin la reina europea de los grafitis, Berlín. La ciudad que tiñó de colores y de arte el ‘Muro de la vergüenza’ se erije como una de las más grafiteras del mundo y con unas pintadas llenas de simbolismo. Mensajes de ánimo, felicidad, crítica y reflexión han quedado grabados para siempre en las paredes de un cemento antaño bochornoso y que ahora se ha transformado en una galería de arte espectacular. East Side Gallery, RAW o los barrios de Kreuzberg y Friedrichshain, son algunos de los lugares más punteros para disfrutar del grafiti.

Muro de Berlín, Alemania

Amsterdam, el deseo de lo prohibido

Aunque su práctica es castigada duramente con multas, los grafiteros aprovechan las gélidas noches de Amsterdam para dar rienda suelta a sus sprays y decorar las paredes de la ciudad de los canales. Hay cientos de grafitis y cada vez más se están llevando a cabo iniciativas para reservar espacios en blanco para que los artistas puedan desarrollar sus ideas sin restricciones.

Grafiti en Amsterdam, Holanda

Londres, más allá de Candem

El barrio del East End se ha convertido en una auténtica pinacoteca grafitera al aire libre. Su conocida calle Brike Lane está totalmente cubierta de grafitis algunos de ellos obras de conocidos artistas callejeros internacionales que han ido hasta allí para dejar su huella.

Londres Graffiti

Bogotá, recién estrenados

El street art se hizo un hueco en la capital colombiana hace relativamente poco pero con fuerza. Artistas locales han decorado los barrios de esta vibrante ciudad con sus obras que se pueden apreciar en lugares como la Candelaria, Barrios Unidos, Kennedy o Chapinero, entre otros.

Graffiti

No hay comentarios

Dejar una respuesta