Si te va la adrenalina, en dosis intermedias no para ponerte un traje de pájaro y tirarte desde el Himalaya, las emociones fuertes y cuando te vas de viaje te animas a hacer cosas que ni se te pasan por la cabeza el resto del año, debes conocer alguno de estos lugares tan bellos como peligrosos. Sólo si cumples estos requisitos podrás subirte a la Roca Kjerag en los Fiordos noruegos, dormir en un campamento base en el K2 o cruzar algún que otro destartalado puente de madera suspendido a varios metros de altura sobre el suelo. Da ‘cosica’ pero…el subidón tras superarlo está asegurado.

Vistas de los fiordos Noruegos

Los remolinos de Saltstraumen (Noruega)

Saltstraumen es un pequeño estrecho del mar de Noruega donde se unen dos fiordos, el de Salt y el de Skjerstad. Esta fusión de ambas mareas en un espacio de tan solo 3km de longitud y 150m de ancho hace que en este lugar se produzca la corriente más poderosa del planeta. Más de 400 millones de metros cúbicos de agua pasan dos veces al día a una velocidad de 41km/h por este estrecho provocando unos gigantescos remolinos de 10m de diámetro y 5m de profundidad, toda una aventura si se pasea con una embarcación por esos lares.

Saltstraumen, Noruega

 Puente de Hussaini, (Pakistán)

Este destartalado puente con unas vistas espectaculares de las montañas del Himalaya y el Karkorams, se sitúa al norte de Pakistán y es uno de los puentes más peligrosos del mundo. Cruza sobre el río Huzan y es lugar de paso habitual de los habitantes de la zona. Hay que armarse de valor antes de atreverse a cruzarlo.

By Joel Carillet
By Joel Carillet

 Roca Kjerag (Noruega)

Esta bonita y redonda roca situada en los fiordos noruegos solamente está suspendida en el aire a ¡1.000 metros de altura! Se encuentra encajada entre dos paredes verticales y es habitual ver a los turistas subidos sobre ella haciéndose fotos, eso sí, con la cabeza bien alta y que parece que nadie se atreve a mirar para abajo…

Roca Kjerag, Noruega

Monte Huashan (China)

Impresionante lugar e impresionante también llegar hasta él  a través de un camino que cuelga literalmente de la montaña. Unas tablas de madera colgando de unas cadenas son algunos de los tramos que hay que superar para alcanzar la cima y la pagoda del Monte Huashan, espectacular.

Monte Huashan, China

Monte HuaShan, China

Clavadistas en La Quebrada (Acapulco, México)

Estos valientes saltadores locales se lanzan a las aguas del Pacífico en Acapulco desde un acantilado de 45 metros de altura. La pericia reside en saber saltar justo en el momento en el que la marea sube por el efecto de las olas para no aterrizar en las rocas. Es una tradición que ha ido pasando de padres a hijos y un atractivo espectáculo para los que hasta allí se acerquen.

La Quebrada, Acapulco, México

Cañón del Antílope (Arizona, EEUU)

Este lugar que parece de otro planeta es tan espectacular y maravilloso como peligroso. Debido a las lluvias torrenciales se han formado unas gigantescas grietas que debido al compuesto arcilloso de la tierra y a los rayos de sol que se cuelan por sus paredes se crea una atmósfera de colores rosados y ocres espectaculares. Pero son precisamente estas lluvias las que pueden hacer que quedes atrapado en tan bello lugar por eso solo se puede visitar en compañía de un guía local.

Cañón del Antílope

Trollstigen, ‘La Escalera de los trolls’ (Noruega)

Esta carretera parece una broma, sobre todo si tienes el valor de bajarla o subirla en autobús. Con una inclinación del 9% y curvas de 180º es una de las carreteras más peligrosas del mundo y recorrerla produce un doble efecto: mientras que las manos te sudarán del vértigo, disfrutarás de un paraje idílico con río incluido.

Trollstigen, Noruega

K2 (Himalaya)

Es la segunda montaña más alta del mundo después del Everest y la más codiciada por los expertos montañeros. Dicen que uno de cada cuatro muere al intentar llegar a la cima y que poco más de 300 alpinistas lo han conseguido (frente a los 5.600 que han coronado el Everest). Es uno de los ochomiles más difíciles y este hecho hace que sea una auténtica obsesión para los escaladores.

K2, Pakistán

Dead Valley (California, EEUU)

Como su propio nombre indica, el Valle de la Muerte podría ser una recreación del auténtico infierno. Este desierto es el más caluroso de todo Estados Unidos sobrepasando los 50 grados de temperatura. La sensación al bajarse del coche es como si te acostaras en una plancha o como si te dieran muy cerca con un secador de pelo gigante, el calor es extremo. Aconsejan con insistencia llevar el depósito de gasolina lleno ya que la carretera que atraviesa el parque no tiene gasolineras, además de botellas de agua.

Dead Valley, Arizona

No hay comentarios

Dejar una respuesta