Si tienes amigos con niños menores de 10 años que vivan en Holanda o Alemania, pregúntales por Legoland. Vaya si lo conocen. En el norte de Europa, decir que vas a Legoland suele traducirse en caras de admiración y de envidia. Aquí en España, todavía no tanto, pero al margen de su capital, si se quiere ir de vacaciones a Dinamarca con niños, este destino empieza a emerger gracias a sus ciudades cargadas de actividades y sus ofertas más que atractivas con hoteles baratos para lugares excepcionales como Billund y Odense.

Copenhagen panoramaViajar a Dinamarca con niños: Billund, el centro de la península de Jutlandia

A los daneses no les para el frío, ni el viento ni la lluvia. ¿Qué no tienen la climatología adecuada para montar un parque acuático al aire libre? Pues lo montan cubierto; y bajo un inmenso techo, desde hace un año se encuentra Aquadome, dentro del complejo turístico familiar Lalandia. Gracias a sitios como este, quienes buscan algo distinto o algo peculiar que se sale de lo normal para hacer en Dinamarca con niños encuentran aquí todo un paraíso del ocio familiar.
En este Aquadome hay de todo, desde atracciones que combinan vértigo y rapidez para los adolescentes y adultos más valientes hasta piscinas más relajadas y toboganes suaves donde los de menos de cinco años pueden chapotear tranquilamente bajo la mirada de los padres. Aquí dentro las esperas más largas están en los toboganes del Tornado, en los que puedes bajar con hasta cuatro personas más subidas en un donut gigante, en el río en el que dejarse llevar por una ligera corriente, en las piscinas con canastas de baloncesto y en el Octopus, con frenéticas bajadas donde echarse unas buenas carreras.

Pero dentro de este mapa que incluye Dinamarca con niños no solo está el Aquadome. Otras formas de pasar la tarde, ya sin traje de baño ni chancletas, son las que ofrece la sala de juegos para familias Monky Tonky, donde según entras te quitas los zapatos y te puedes pasar horas enteras en calcetines corriendo detrás de tus hijos entre toboganes, rampas y construcciones de Lego. ¿Lo mejor de este sitio? Que te puedes meter dentro de la piscina de bolas y participar con ellos –además de recibir algún bolazo– hasta que se agoten.
Todavía dentro de Lalandia, las actividades para vivir toda una experiencia por esta zona de Dinamarca con niños siguen multiplicándose. Si todavía hay fuerzas suficientes, puedes apuntar a tus hijos a talleres para pintarse la cara, echar una partida de bolos o alquilar unas raquetas de bádminton y soltar adrenalina todos juntos.

Montañas rusas y muñecos Lego

Los puntos calientes de Billund quedan dentro de un triángulo de distancias muy manejables para ir en bici, en coche o incluso a pie. De un lado, el aeropuerto, de otro, Lalandia y por último, el tercer vértice, Legoland. Este parque de atracciones tiene su principal interés en la magia que despide el mundo de estos bloques
de construcción daneses y en que prácticamente todas sus actividades están pensadas para un rango muy amplio de edades. Es decir, que tanto si vas a viajar a Dinamarca con niños menores de seis años como si son chavales preadolescentes, con esta propuesta hay acierto seguro.

captura-de-pantalla-2017-12-20-a-las-9-55-10Por ejemplo, si vas con niños de carrito y lo que quieres es que la familia entera monte al completo, tienes el Monorail, el Lego Top o el Tren Lego; pero si quieres más acción ve directo a las Canoas de Lego y al Río de los Vikingos, donde acabaréis con una buena bajada y el consiguiente remojón para los que anden cerca.

Vivir un cuento en la isla de Fionia…

Después de exprimir todo lo que ofrece Billund, una buena escapada es la que ofrece la isla de Fionia, la más verde del país, ideal para visitar un pedazo de Dinamarca con niños. Allí tenéis que dirigiros a su capital, Odense, donde nació hace más de 200 años el cuentista universal Hans Christian Andersen. Es una ciudad manejable, con muchos parques, un río donde alquilar barquitas a pedales, calles comerciales peatonales y un centro histórico encantador.

Instalaciones artísticas para tocar

Ya en la principal calle peatonal de Odense, Vestergade, te vas a encontrar con el pasaje Brandts, donde se encuentra la institución cultural del mismo nombre fundada en 1987 en el antiguo edificio de lo que fuera una fábrica textil. Cuando veas la señal de Brandts Klaederfabrik, sumérgete en sus propuestas de arte contemporáneo: este espacio es perfecto para estar por esta zona de Dinamarca con niños, ya que tienen toda una planta en su Museo de la Fotografía dedicada a instalaciones artísticas que rotan anualmente en las que los niños son los protagonistas verdaderos.

¿Qué más se puede pedir?

No hay comentarios

Dejar una respuesta