Dan tanta ‘cosita’ que si se te presenta el espíritu malvado de Jack O’Lantern (nombre que se le da a la típica calabaza) y te pregunta si truco o trato, quizá lo mejor que podrías hacer es salir corriendo. Aún así, estos lugares poseen una belleza inquietante y misteriosa que hace irresistible conocerlos. Halloween podría ser la ocasión perfecta ya que muchos de ellos se engalanan para celebrar la noche más terrorífica del año con rituales, disfraces y festividades varias ¿os atrevéis?

Castillo de Drácula, Transilvania, Rumanía

Halloween es una tradición ancestral que tuvo sus orígenes en Irlanda. Los druidas celtas, verdaderos iniciadores de la noche de los espíritus, creían que con el fin de la recogida de la cosecha, la línea que separaba el mundo de los vivos del de los muertos desaparecía, dando vía libre a aquellos difuntos que desearan darse un paseíto por el mundo terrenal y reunirse con sus seres queridos. Entre estas almas, se colaba alguna con no muy buenas intenciones, por ello la gente empezó a ataviarse con túnicas y máscaras para poder evitarlas.

Nació así una celebración que con la gran hambruna irlandesa, cuando parte de la población del país emigró a América del Norte, se exportó a estas tierras americanas que cada año celebran por todo lo alto la noche de Halloween. La fiesta ha adquirido dimensiones casi planetarias y se celebra en infinidad de países donde las actividades típicas son el famoso truco o trato y las fiestas de disfraces, además de las hogueras, la visita de casas encantadas, las bromas, la lectura de historias de miedo y el estreno de películas de terror. Estos son algunos de los lugares más terroríficos para pasar una noche de Halloween de miedo:

Castillo de Eilean Donan (Escocia)

Castillo Eilean Donan, Escocia

Es uno de los lugares más visitados de Escocia y uno de los más bellos. Se sitúa en una isla y sólo es accesible en barco o a través de un estrecho puente de piedra por lo que en su día fue una gran fortaleza difícil de tomar. Es toda una atracción turística pero además, es hogar de un travieso fantasma, español, para más ‘inri’.

Un capitán del ejercito español fue enviado por el rey de España a estas tierras escocesas para luchar contra los ingleses en unas guerras que se sucedieron en el s.XVIII. En un momento de la encarnizada lucha, los ingleses consiguieron rodear el Castillo de Eilean Donan siendo abandonado de inmediato por todos los escoceses que allí se encontraba. Todos menos uno, el capitán español, lograron huir y éste último pereció en su interior. Desde entonces, su espíritu se pasea como ‘pepe por su casa’ por el castillo, incordiando un poquito a los turistas que hasta allí se acercan… a que dan ganas de conocerlo….

Esqueletos y calaveras en la ciudad del amor, París

Catacumbas, París

París, la ciudad de la luz y de los enamorados también tiene su parte oscura. Esta se encuentra bajo tierra y es conocida como Les carrières de Paris o catacumbas, unas antiguas minas al servicio de Roma que pasados los siglos, exactamente en el s.XVIII, se convirtieron en un inmenso cementerio subterráneo para descongestionar la aglomeración de tumbas de los cementerios de Saint Nicolas des Champs y Saints-Innocents de la superficie. Desde entonces, cientos de miles de huesos y cráneos se encuentran ordenados por alturas en sus kilométricos pasillos que puedes visitar e incluso acudir a alguna fiesta clandestina.

La casa del Conde Drácula, Transilvania, Rumanía

Castillo del Conde Drácula, Transilvania, Rumanía

Halloween es noche de espíritus y almas vagabundas pero también es una noche para los vampiros. Y quién es el rey de todos ellos, pues no puede ser otro que Drácula, el conde más vampiro entre los vampiros conocido en el mundo entero gracias al libro de Bram Stoker. El castillo en el que se inspiró el escritor así como el personaje principal que surgió del empalador Vlad Tepes, se encuentra en Transilvania, Rumanía, un lugar convertido en atracción turística y ‘perfecto’ para pasar una escalofriante noche de Halloween.

Salem, Massachusetts

Salem, Masachusetts

Una de las más célebres cazas de brujas que se conoce se produjo en Salem, Massachusetts. a mediados del s. XVII comenzó un pánico extremo hacia la brujería y más de 150 personas fueron juzgadas en Salem y en los condados de alrededor por brujería y contactos demoníacos. La gran mayoría no pudieron ser condenados por falta de pruebas pero durante un tiempo la ciudad estuvo completamente aterrorizada por las alucinaciones y los presuntos contactos con el demonio que muchos sufrían. Aunque brujas de verdad no se ha demostrado que haya en Salem, celebrar allí la noche de Halloween es cuanto menos inquietante.

Stonehenge, misterio primivito, Reino Unido

Stonehenge, Reino Unido

¿Y qué os parece pasar la noche más terrorífica del año en una de las construcciones más misteriosas del mundo? Nos vamos hasta Reino Unido, exactamente a Stonehenge, un monumento megalítico de orígenes y uso desconocidos que cada 31 de octubre conmemora la noche de los espíritus con unas místicas reuniones druidas para recibir el año nuevo celta. ¿Qué mejor ocasión para conocer a fondo las historias y el pasado de esta impresionante estructura?

La noche mexicana de los ‘muertitos’

Día de los muertos, México

Tanto la noche del día 31 como el día 1 de noviembre, México se llena en contra de la tradición general del negro, de una explosión de colores. Para ellos tanto la noche como el Día de los Muertos es una ocasión de celebración especial en la que acuden a los cementerios a limpiar las lápidas y llevar ofrendas a sus muertos. Calles, plazas y lugares de todo México se decoran con traviesos y divertidos esqueletos para conmemorar lo que para ellos es una gran fiesta.

Belchite, Halloween ‘made in Spain’ 

Belchite, el pueblo abandonado de la provincia de Zaragoza

Belchite, en la provincia de Zaragoza, es uno de los pueblos fantasmas más conocidos de España. Arrasado durante la Guerra Civil, los restos del viejo Belchite quedaron ahí para la posteridad siendo ahora una visita casi obligada si te acercas al nuevo Belchite.

Sus casas derruidas, el esqueleto de su iglesia, su campanario, del que dicen se oyen campanadas del inframundo y un silencio sepulcral con ecos de ultratumba, hacen que todo tipo de historias del más allá pululen sobre este misterioso pueblo. Si te gusta el miedo y además la diversión, Belchite es el sitio idóneo par celebrar la noche de Halloween a la española.

No hay comentarios

Dejar una respuesta