¿Crees que lo sabes todo sobre la nieve? Desde los Pirineos a los Alpes, pasando por los Dolomitas o las montañas Rocosas, te ofrecemos una selección de las cincuenta mejores estaciones de esquí de todo el mundo.

1 Pirineo Catalán Baqueira Beret (Lleida) La posición del valle de Arán en mitad de los Pirineos, con lo que eso garantiza en cuanto a precipitaciones, propició la construcción de la estación top de Espa- ña. Es la más cara (44 E/día), cuenta con un modernísimo sistema de elevación, con capacidad para llevar 30.000 personas por vuelta, 350 cañones de nieve artificial, 200 instructores ansiosos por crear afición y la más negra de todas las pistas, Escornacabres, “donde las cabras se matan”. Ah, y se puede practicar heli-ski. La estación: 86 km de pistas: 6 negras, 26 rojas y 38 azules. Altitud máx. 2.510 m. Hoteles: AC Baqueira, La Pleta, Eira. Fuera de pistas: Codearse con gente guapa, el cuidado urbanismo de sus pueblos. www.baqueira.es

captura-de-pantalla-2017-11-02-a-las-11-12-20

2 Boí Taüll (Lleida) Su orientación norte le hace ser una de las estaciones más frías de España y una de las que posee mejor calidad de nieve. También combina la cota a mayor altitud, 2.751 metros, con la más baja, a 2.020. De vértigo. Pero ahí no acaban sus excelencias: las instalaciones son modernas (apenas hay aglomeraciones en las sillas) y, a diferencia de otras estaciones españolas, no sufre atascos, a lo que se suma la ruta por las iglesias románicas del valle del Boí, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La estación: 45 km de pistas: 9 negras, 26 rojas y 4 azules. Altitud máx. 2.751 m. Hoteles: El Petit Muntanyó, Aparthotel Augusta, Romanic. Fuera de pistas: El románico del valle del Boí, las Caldes de Boí, el Parque Nacional de Aigües Tortes.

3 La Masella-La Molina (Girona) Situadas en La Cerdanya, ambas son consideradas dos de las mejores estaciones de esquí,  y se conectan en el área Arc 2.500. Por un lado está La Masella, con 935 metros de desnivel y donde el 80% de las pistas discurren entre bosques, algo poco habitual al sur de los Pirineos. Por otro, La Molina, la primera en abrirse en España –desde 1911–, de poca dificultad, con mucho sol y a veces barrida por los vientos del norte. Debido a su proximidad a Barcelona, son dos de las estaciones más saturadas de la Península, pese a los esfuerzos continuos por me jorar sus servicios. La estación: 128 km de pistas: 28 negras, 36 rojas y 23 azules. Altitud máx. 2.535 m. Hoteles: Supermolina, Roc Blanc, Amorates. Fuera de pistas: Circuito termal, el ambiente chic de Puigcerdà, saltar a Llívia.

4 Port Ainé (Lleida) Esta estación y la siguiente, Espot, forman ahora una sola, Granpallars. Pero es una unión virtual, porque si bien están en la misma comarca, el Pallars Subirà, les separa una gran distancia. No obstante, comparten su carácter familiar, sobre todo porque todas las pistas conducen a la cafetería, por lo que nadie andará por ahí a su aire con la excusa de que se ha perdido. De Port Ainé cabe destacar, aparte de que está junto a Sort, no tan perdida como la otra, que hay buenos descensos fuera de pistas. La estación: 44 km de pistas: 4 negras, 13 rojas y 4 azules. Altitud máx. 2.440 m. Hoteles: Riberies, Esterri Park, Port-Ainé 2000. Fuera de pistas: Excursiones a Sort, capital de la comarca, y Rialp.

5 Espot (Lleida) Todas las pistas de esta estación hermana de Port Ainè, situada a las puertas del Parque Nacional Aigües Tortes, están orientadas al noreste y, como en aquella, las negras cruzan una arboleda, lo que le da un encanto especial. Precisamente, lo que sorprende de esta pequeña estación, considerada familiar, es la gran calidad de sus descensos más vertiginosos, con 950 metros de desnivel. El resort se divide en dos, Espot Solau y Espot Obago, y como su propio nombre indica, a uno le da el sol y a otro casi no. La estación: 32 km de pistas: 6 negras, 11 rojas y 9 azules. Altitud máx. 2.500 m. Hoteles: Saurat, Roca Blanca, Castellarnau. Fuera de pistas: Casacada de Ratera, lago San Mauricio, el aire medieval de Espot. www.granpallars.com

6 Pirineo Aragonés Formigal (Huesca) La estación insignia del grupo Aramón, donde arrancó su primera silla en 1964, es la más grande de España, con 137 kiló- metros esquiables tras incorporar hace cuatro años el valle del Portalet, plagado de pistas negras. Pero ahí no acaba la cosa. La intención última es llegar hasta Candanchú y Astún. Su extensión y continua puesta a punto explica que tenga el forfait más caro de Aragón: 39 E por día la temporada pasada. Cuenta con un moderno y animado resort, pero conviene aclarar que no está a pie de pistas. La estación: 137 km de pistas: 39 negras, 33 rojas y 18 azules. Altitud máx. 2.258 m. Hoteles: Saliecho, Aragon Hills, Nievesol. Fuera de pistas: El ambiente de montaña de Sallent de Gállego, el balneario de Panticosa. www.formigal.com

7 Panticosa (Huesca) Esta temporada cumple su 40 aniversario con la culminación de un proceso de mejora que ha supuesto que su zona de esquí se extienda al valle de Sabocos, a mayor altitud y con mejor calidad de nieve. Aunque eso no ha hecho cambiar la personalidad de la estación, cuya tranquilidad está en consonancia con la que se respira en el pueblo que se asienta a sus pies, de calles estrechas y empedradas. El acceso se hace desde sus inmediaciones en un telecabina monocable de ocho plazas único en España. La estación: 35 km de pistas: 4 negras, 16 rojas y 14 azules. Altitud máx. 2.200 m. Hoteles: Continental, El Privilegio de Tena, Arruebo. Fuera de pistas: Balneario de Panticosa, la garganta del Escalar. www.aramonpanticosa.com

Panticosa

8 Astún (Huesca) Situada a 30 kilómetros de Jaca y a un cruce de carretera de Candanchú, es una de las mejores estaciones de esquí para esquiadores principiantes y de nivel intermedio: No es sólo que los descensos no presentan gran dificultad, sino también que sus condiciones geográficas harán que el día resulte muy agradable: la estratégica orientación de levante a poniente, en forma de abanico, le hacen estar muy bien protegida del viento. Y como corresponde a una estación familiar, todas las pistas confluyen en el área de descanso. La estación: 41 km de pistas: 10 negras, 23 rojas y 16 azules. Altitud máx. 2.300 m. Hoteles: Europa, Santa Cristina, Roca Nevada. Fuera de pistas: Estación de Canfranc, Jaca (de día y de noche). www.astun.com

9 Candanchú (Huesca)  A dos kilómetros del paso de Somport se despliega esta estación de tamaño contenido por imposición de la propia geografía, muy abrupta, lo que da pie a que los descensos sean de considerable exigencia. Mítico es el Tubo de la Zapatilla, una pista sin balizar custodiada por una roca en forma de suela. Si hay hielo, lo mejor es dejar la proeza para otro día, pero si ha caído la suficiente nieve y nos tenemos por verdaderos expertos, ¡adelante! Solamente con asomarte te entra vértigo, como también lo da el que se vaya estrechando progresivamente, con amenazadoras paredes de roca a cada lado… Para esquiadores seguros de su destreza. La estación: 40 km de pistas: 5 negras, 17 rojas y 12 azules. Altitud máx. 2.400 m. Hoteles: Tobazo, Edelweiss, Candanchú. Fuera de pistas: Estación de Canfranc, Jaca (de día y de noche).

10 Cerler (Huesca) Está en el valle de Benasque, lo que significa que a su alrededor se concentra la mayor cantidad de tresmiles de los Pirineos. Normal, por tanto, que tenga un desnivel de 1.130 metros, que hace posible bajadas de 6 kilómetros de longitud. Para eso hay que subir a los 2.726 metros de la cota del Galinero, de donde caen sus pistas más enrevesadas. Conserva un área de pinares y cuenta este año con el snowpark más grande de España, de 2,5 kilómetros. No le falta ni conexión a Internet wi-fi en sus áreas de descanso. La estación: 76 km de pistas: 14 negras, 25 rojas y 16 azules. Altitud máx. 2.726 m. Hoteles: HG Cerler, Evenia Monte Alba, Casa Cornell. Fuera de pistas: Conocer Benasque, los Llanos del Hospital si la nieve lo permite. www.cerler.com

11 Valdelinares (Teruel) Los valencianos pueden satisfacer su mono de nieve con tan sólo conducir hora y media en coche. De acuerdo, la sierra de Gúdar no da para mucho, pero en esta estación se puede bajar entre pinos, con las buenas sensaciones que eso deja, y su sistema de innivación artificial abarca el 100% de las pistas. Así que la peor amenaza, la falta de nieve, está solventada. Junto a la vecina Javalambre, con la que comparte forfait, se encuentra inmersa en un proceso de ampliación que duplicará su superficie en tres años. La estación: 9 km de pistas: 3 rojas y 4 azules. Altitud máx. 2.024 m. Hoteles: La Vega, Palacio de Allepuz, La Trufa Negra. Fuera de pistas: El castillo de Aliaga, las tres torres de Villarlluengo.

12 Valdezcaray (La Rioja) Muchos riojanos, vascos y castellanos han aprendido a esquiar en las faldas del monte San Lorenzo, donde se esconde un sorprendente bosque atlántico; no lo hay más grande más al sur. Con este paisaje a la vista, se baja por sencillas pistas que, en ocasiones, presentan alguna que otra dificultad. En lo que desde luego destaca la estación es en las innumerables excursiones que se pueden hacer valle abajo: los monasterios donde nació el castellano, el Camino de Santiago, Nájera, los viñedos riojanos… La estación: 22 km de pistas: 2 negras, 10 rojas y 6 azules. Altitud máx. 2.125 m. Hoteles: Palacio Azcárate, Echaurren, Parador de Santo Domingo de la Calzada. Fuera de pistas: Nájera, Santo Domingo de la Calzada, Monasterio de San Millán de la Cogolla.

Cordillera Cantábrica

13 Alto Campoo (Cantabria) Conectada por autovía con Santander excepto por un último tramo desde Reinosa, es otra pequeña estación optimizada al máximo, con 20 kilómetros de pistas preparadas y balizadas, y con los cañones listos para el caso de que no nieve. Sí, un nuevo ejemplo de estación-escuela o quita-monos. Tiene, además, el gancho de su emplazamiento. Desde el Pico Tres Mares, su máxima cota, se divisan la llanura castellana (un mar de campos), los Picos de Europa y, en días claros, el Cantábrico. La estación: 27 km de pistas: 10 rojas y 9 azules. Altitud máx. 2.172 m. Hoteles: La Corza Blanca, Resort Reserva del Saja & Spa, Casona del Peregrino. Fuera de pistas: Hayedos del Parque Natural de Saja, el románico erótico. www.altocampoo.com

14 Leitariegos (León) Valgrande y San Isidro, en la carretera entre Oviedo y León, suman cada una cerca 20 kilómetros de pistas, lo que les hace dar más de sí, pero en una selección de estaciones de esquí no podía faltar la más pequeña de todas, Leitariegos, al noroeste de León. Como anécdota no está nada mal, pero tampoco se debe obviar la belleza del paisaje del montaña y que sus rojas servirán para calmar a más de un pro. Las pistas nacen en el Cueto de Arbas, el primer 2.000 de la cordillera cantábrica. La estación: 7 km de pistas: 3 rojas y 3 azules. Altitud máx. 1.830 m. Hoteles: Peñagrande, Albergue Octavio Álvarez Carballo, las Fontaninas. Fuera de pistas: Diversos parques naturales en los alrededores: Ancares, Degaña, Muniellos y Somiedo. www.leitariegos.net

Sistema Central

15 Valdesquí (Madrid) Buena parte de lo que queda de las borrascas tras atravesar el Norte descarga a medio camino entre Madrid y Segovia, en la cara norte del Sistema Central, y en forma de nieve en Valdesquí, la estación más importante de la cordillera. En la cima, la Bola del Mundo, un conjunto de repetidores que de lejos parece el cohete con el que Tintín viajó a la luna. De ahí descienden unas pistas sencillas a las que se puede llegar desde Madrid en el 691 que sale de la estación de Moncloa o en el mismo Cercanías. La estación: 20 km de pistas: 3 rojas y 15 azules. Altitud máx. 2.280 m. Hoteles: Sheraton Santa María de El Paular, El Corzo, Los Espinares. Fuera de pistas: Palacio de la Granja, Santa María de El Paular, bosque de Valsain. www.valdesqui.es

16 Sierra Nevada (Granada) Es distinta a todas las demás, empezando porque queda a muy pocos kilómetros del Mediterráneo, bordeando el punto más alto de la Península, el Mulhacén. Las peculiaridades meteorológicas que esto implica, incluida su baja humedad relativa, hacen que tenga una nieve primavera que ya la quisieran en los Alpes, aunque todo depende de la hora del día: a la izquierda de Borreguiles es mejor por la tarde; la laguna de las Yeguas, a primera hora. Que Granada se encuentre justo abajo hace que su atractivo se dispare (si no fuera porque su caótico resort no está a la altura…). La estación: 84 km de pistas: 4 negras, 35 rojas y 33 azules. Altitud máx. 3.300 m. Hoteles: Rumaykiyya, GHM Monachil, Citymar Santa Cruz. Fuera de pistas: Granada, la Alhambra, las Alpujarras. www.sierranevada.es

Europa

17 Andorra Grandvalira La unión en 2003 entre Soldeu el Tarter y Pas de la Casa-Grau Roig dio forma al mayor espacio esquiable de los Pirineos, con 1.476 hectáreas para deslizarse y seis accesos distintos a pistas para todos los gustos. Como en Andorra saben que el esquí importa en su economía, las pistas se pisan con asiduidad y se cuidan. Pegas: ya no es barata y los proyectos inmobiliarios han perturbado en cierta medida su tranquilidad. La estación: 192 km de pistas: 23 negras, 37 rojas y 32 azules. Altitud máx. 2.640 m. Hoteles: Grau Roig, Sport Hotel, Piolets. Fuera de pistas: Compras libres de impuestos, dormir en un iglú.

18 Vallnord Sin duda otra de las mejores estaciones de esquí.Su superficie esquiable es el resultado de la fusión de las antiguas estaciones de PalArinsal y Ordino-Arcalis que, sin embargo, no están conectadas. Más interesante resulta el primer área, unido por teleférico. Pal es más pintoresca, mientras que Arinsal está más enfocada a la velocidad, con importantes desniveles. No obstante, es la segunda la que tiene una de las pistas azules más largas de los Pirineos, La Solana. La estación: 89 km de pistas: 7 negras, 27 rojas y 32 azules. Altitud máx. 2.626 m. Hoteles: Abba Xalet, Anyós Park, Patagonia. Fuera de pistas: Rutas en helicóptero, compras libres de impuestos.

Francia

19 La Mongie La estación más grande de los Pirineos no es la más pintoresca, pero ¿no habíamos venido a esquiar? Hay un desnivel de 1.250 metros, descensos de muy diverso tipo y potentes cañones de nieve para superar el buen tiempo. Su máximo reto es el descenso fuera de pistas del Pic du Midi, al que se sube en teleférico. Junto a la vecina Barè- ges, forma el área del Grand Tourmalet, con 69 pistas en un solo pase. Esta última estación es vecina de uno de los centros termales más importantes de Europa. La estación: 69 pistas: 5 negras, 20 rojas y 44 azules. Altitud máx. 2.500 m. Hoteles: La Mandia, Le Pourteilh, La Crete Blanche. Fuera de pistas: Los spas de Barèges, el Parque Nacional de los Pirineos.

20 Saint Lary Con 700 hectáreas donde esquiar, es la segunda estación en tamaño de los Pirineos franceses. Cuenta con 200 cañones de nieve y una de las pistas más largas de la cordillera, de tres kilómetros y medio y 700 metros de desnivel. La villa de Saint Lary se encuentra a 650 metros (está conectada en teleférico con la base, a 1.700) y su après ski es de los más entretenidos para ser Francia, con una buena oferta termal y numerosos restaurantes. La estación: 100 km de pistas: 7 negras, 10 rojas y 30 azules. Altitud máx. 2.515 m. Hoteles: Mercure Sensoria, La Pergola, Pons Le Dahu. Fuera de pistas: El Camino de Santiago, el Museo del Parque Nacional de los Pirineos.

21 Peyragudes Moderno resort justo en el centro de los Pirineos. Está dividido en dos sectores, ofreciendo descensos casi para cualquiera pese a su tamaño medio. Les Agudes es para principiantes, y Peyragudes propiamente dicho presenta grandes retos, incluidos los circuitos fuera de pistas, y un snow-park donde hacer piruetas (o intentarlo). Ambos se encuentran por encima del arbolado, ofreciendo una bella vista sobre el mismo. A fin de asegurarse nieve en buen estado, dispone de 110 cañones. La estación: 60 km de pistas: 4 negras, 15 rojas y 25 azules. Altitud máx. 2.400 m. Hoteles: Agudes, Acta Luchon, Le Majestic. Fuera de pistas: Los centros termales de Luchon.

22 Cauterets Saludable pueblo nacido alrededor de sus aguas termales, a escasa distancia de Lourdes. Es una estación de carácter familiar: sus pistas son ideales para esquiadores de nivel intermedio y principiantes. Al estar sus hoteles y apartamentos a 1.500 metros de altitud, suele ser posible volver hasta ellos esquiando. Por encima de los 2.000, la calidad de la nieve suele ser muy buena. Con 36 kilómetros marcados para el esquí de fondo, es un excelente destino para los aficionados a esta modalidad de deporte alpino. La estación: 35 km de pistas: 3 negras, 17 rojas y 5 azules. Altitud máx. 2.501 m. Hoteles: Balneo Aladin, Christian, Lion D’Or. Fuera de pistas: Conocer el santuario de Lourdes, los spas de la zona.

23 Font Romeu Estación de ambiente familiar con buena parte de su clientela en Cataluña (y con casino). A excepción del descenso Competition, en la cara norte, no es una estación para los esquiadores más audaces, pero hay que tener en cuenta que echó a andar en los años 20 y entonces se conformaban con pistas cortas y más o menos planas. Presume de disfrutar de 3.000 horas de sol al año, un gancho que obviamente no va dirigido a los españoles. Con el Neiges Catalanes Pass se puede acceder a otras siete modestas estaciones. La estación: 52 km de pistas: 8 negras, 8 rojas y 18 azules. Altitud máx. 2.200 m. Hoteles: Le Sun Valley, Le Grand Tetras, Carlit. Fuera de pistas: Balnearios de aguas termales, el casino de Font Romeu.

24 Avoriaz Nació como estación sin estar vinculada a ningún pueblo, colgada de una escarpada y rocosa ladera inmersa en el área de esquí de Portes du Soleil, de forma que ofrece acceso a una gran variedad de pistas. Las que bajan desde ahí son probablemente las mejores, tanto por trazado como por la calidad de la nieve. Está prohibida la entrada de coches, aunque su estilo urbano no gusta a todos (casi todo lo que se encuentra son apartamentos). Inmejorable para el snowboard. La estación: 153 km de pistas: 7 negras, 15 rojas y 25 azules. Altitud máx. 2.280 m. Hoteles: Dromonts, Les Côtes, Le Bergerie. Fuera de pistas: Estación muy centrada en el esquí, apenas hay actividades extra.

25 Chamonix Se encuentra a los pies del Mont Blanc, la cima de los Alpes, por cuyas laderas se desciende. Las vistas son impactantes, así como algunos descensos, sobre todo fuera pistas. El telecabina al Aiguille du Midi, un pico vecino, permite descender por el glacial del famoso Vallée Blanche. El pueblo mantiene el típico estilo alpino, aunque no una atmósfera relajada: sufre un intenso tráfico. Es perfecto para unas vacaciones cortas, al estar muy bien conectado por tierra (en coche o en tren) y aire. La estación: 140 km de pistas: 10 negras, 23 rojas y 39 azules. Altitud máx. 3.840 m. Hoteles: Alpina, L’Arve, Hermitage et Paccard. Fuera de pistas: Excursiones a Annecy, Martigny y Ginebra. Museo Alpino.

26 Megève Situada en el área Evasión Mont Blanc, es una de las mejores estaciones de esquío más antiguas y muy extensa estación que mantiene su encanto y donde las sillas, casi nunca muy concurridas, suben a toda velocidad. Al estar a poca altitud (entre 1.100 y 2.353 metros), la mayoría de las bajadas son entre bosques, si bien eso hace que la nieve se vaya antes. Al final, tiene tanto éxito por lo chic que resulta el resort, con una oferta culinaria sensacional. La estación: 320 km de pistas: 20 negras, 68 rojas y 81 azules. Altitud máx. 2.353 m. Hoteles: Coin du Feu, Saint Georges, la Prairie. Fuera de pistas: Pasear en coche de caballos, spas, golf, boutiques.

27 Val D’Isère Comparte con Tignes una inmensa área de esquí donde hay para todos, incluso recorridos fuera de pistas a donde se llega en telesilla, lo que no es nada normal. Una vez que ha caído la nieve, ésta aguanta en las cotas altas durante mucho tiempo y en buen estado. También puede presumir de sus escuelas de aprendizaje y de sus guías, en especial en el apartado fuera de pistas. Y para estar a tanta altitud, la calidad y variedad de servicios es muy completa. La estación: 300 km de pistas: 15 negras, 42 rojas y 82 azules. Altitud máx. 3.450 m. Hoteles: Les Barmes, Brussel’s, La Savoyarde. Fuera de pistas: El paseo entre Le Fornet y Pont St Charles, pista de hielo.

28 Tignes En lo que a esquiar se refiere es una número uno. Conectada con Val d’Isere –y también con gran variedad de descensos y excelentes rutas fuera de pista–, es de las que garantiza mejor nieve en todos los Alpes. Decae cuando se dirige la mirada a sus hoteles y apartamentos, que se construyeron antes de que se pusiera de moda el estilo tradicional alpino. No obstante, se han hecho grandes esfuerzos en los últimos años para subsanar esto. La estación: 150 km de pistas: 6 negras, 19 rojas y 41 azules. Altitud máx. 3.450 m. Hoteles: Campanules, Village Montana Levanna. Fuera de pistas: patinaje sobre hielo en el lago, el centro de wellness The Lagon. www.tignes.net

29 La Plagne La estación consiste en diez mini resorts, por encima de la línea de árboles y por debajo. Los primeros son funcionales, pensados en exclusiva para esquiar, y los siguientes encajan mejor en la imagen de postal que se tiene de la Alta Saboya. Hay excelente pistas para aprender y de nivel intermedio, así como espacios fuera de ellas, sin marcar, para los muy habilidosos. De la nieve nadie se puede quejar, pero si la estación ha sabido a poco, hay una conexión a Les Arcs. La estación: 225 km de pistas: 10 negras, 33 rojas y 89 azules. Altitud máx. 3.250 m. Hoteles: Carlina, Araucaria, Les Balcons. Fuera de pistas: Cueva de hielo en el glaciar Transarc, circuito de bobsleigh.

30 Les Arcs Arc 1600, 1800 y 2000 consisten en grandes bloques de apartamentos, mientras que la última, 1950 –¡junto a una cascada de 60 metros!–, es la que ha recuperado el estilo alpino tan en boga. Es, en cualquier caso, una de las mejores estaciones de esquí,  muy famosa, tanto por la calidad de sus variadas pistas –tiene alguna de las negras más exigentes de Francia– como por su enorme extensión, lo que hace que no haya aglomeraciones. Además, se tarda muy poco en pasar de un área de esquí a otra, incluido el salto a la estación de La Plagne. La estación: 241 km de pistas: 21 negras, 39 rojas y 60 azules. Altitud máx. 3.226 m. Hoteles: Grand Paradiso, Cachette, Charles. Fuera de pistas: Compras en Bourg-St-Maurice, cueva de hielo en el glaciar Transarc.

31 Courchevel Es la estación más grande de los Tres Valles saboyanos, que es a su vez la más inmensa área de esquí de todo el mundo. Courchevel 1850 se construyó tras la Segunda Guerra Mundial y no ha perdido nada de su antiguo esplendor (sus restaurantes cuentan con alguna estrella Michelin). Si se abrió ahí es porque mira al noreste, lo que garantiza una excelente calidad de nieve, que cuidan 34 máquinas. En invierno pisan cada noche dos tercios de las pistas y avisan cuáles por la mañana. La estación: 160 km de pistas: 12 negras, 66 rojas y 27 azules. Altitud máx. 2.700 m. Hoteles: La Sivolière, Ducs de Savoie, Flocons. Fuera de pistas: Versace, el tobogán del resort Courchevel 1850 al de 1550

32 Méribel Se sitúa en el valle central del que es, como se ha dicho en Courchevel, el área de esquí más grande del mundo, los Tres Valles, y la fundó un británico, lo que explica el exceso de esquiadores de esta nacionalidad… Pese a que su posición soleada puede encharcar la pista, tiene un servicio de mantenimiento intachable y unas sillas de primer nivel. Con pistas muy variadas, destaca por el animado ambiente après-ski y por la delicadeza de su arquitectura de chalets. La estación: 150 km de pistas: 10 negras, 20 rojas y 42 azules. Altitud máx. 2.952 m. Hoteles: Grand Coeur, Allodis, Adray Télébar. Fuera de pistas: Las instalaciones olímpicas de 1992.

33 Val Thorens Feos apartamentos, poco más que hacer que echar unos tragos a 2.300 metros de altitud (y pasar el consecuente frío al salir del bar)… Pero todo eso se compensa por un importante dato: es la estación de esquí que tiene la base situada a mayor altitud de Europa, en plena área de los Tres Valles. Las sillas te dejan junto a unas excelentes pistas encaradas al norte, donde la media de nieve es de nueve metros y se puede esquiar hasta bien entrado el verano. De ahí que venga gente de todo el mundo, deseosa de probar la Cîme de Caron (que a veces se colapsa). La estación: 140 km de pistas: 8 negras, 29 rojas y 29 rojas. Altitud máx. 3.230 m. Hoteles: Fitz Roy, Le Sherpa, Val Chaviere. Fuera de pistas: Las vistas de 360º desde la Cîme de Caron, los restaurantes de montaña.

34 Les Deux Alpes Se asienta en un remoto puerto al que llegaron en los años 60 los primeros esquiadores, época de la que quedan los alojamientos con más encanto. Dada su altitud y que una parte de las pistas bajan por un glacial, la nieve está asegurada. Ofrece gran variedad de descensos, también fuera de pistas, y los snowboarders disponen de muchos saltos con los que divertirse. Hay vuelos en helicóptero a la vecina estación de Alpe D’Huez por 65 E ida y vuelta. Animada vida nocturna. La estación: 200 km de pistas: 12 negras, 45 rojas y 18 azules. Altitud máx. 3.568 m. Hoteles: Farandole, Chalet Mounier, Côte Brune. Fuera de pistas: El pueblo de Venosc en telecabina, las recreaciones virtuales de avalanchas.

35 Alpe D’Huez El mítico fin de etapa del Tour también es una moderna estación que disfruta de mucho sol y se divide en áreas de esquí muy diferentes entre sí, por lo que es muy divertida para esquiar. A veces el mal tiempo se ceba con sus pistas y, al carecer de arbolado, no hay dónde refugiarse. Pero, al menos, el exceso de buen tiempo se suple con un potente sistema de nieve artificial. Que sea de construcción reciente explica lo bien que está organizado el acceso a pistas desde hoteles y apartamentos. La estación: 238 km de pistas: 14 negras, 63 rojas y 39 azules. Altitud máx. 3.330 m. Hoteles: Le Royal ours Blanc, Alpages, Gentianes. Fuera de pistas: La escuela de pilotaje sobre hielo, la Cueva de Hielo.

Suiza

36 Davos Fue la primera localidad suiza en convertir sus laderas en pistas de esquí, también donde se puso en marcha en el primer remonte –en 1934– y a donde llegó el primer tren adaptado para llevar los pertinentes bártulos. Sus variados y amplios descensos propiciaron que todo eso ocurriera, si bien están separados por cinco áreas, con lo que eso tiene siempre de engorroso. Hay preciosas y laaargas rutas, no muy complicadas, que llevan lejos de los remontes, pero es igual porque acaban junto al tren, que te trae de vuelta. La estación: 318 km de pistas: 20 negras, 60 rojas y 20 azules. Altitud máx. 2.844 m. Hoteles: Esplanade, Schatzalp, Fluela. Fuera de pistas: La mayor pista de hielo natural de Europa, numerosas tiendas

37 Klosters Las largas pistas que salen desde el área de Parsenn, en Davos, llevan hasta esta villa de postal, que representa la imagen ideal que se tiene de Suiza: se levanta en un valle boscoso por el que cruza un tren pintado en rojo, que en su avance entre la nieve deja a los lados escarpados picos. Al príncipe Carlos de Inglaterra, al menos, le encanta y no falla cada invierno. Para no desentonar con el paisaje, sus restaurantes y tiendas están decorados de manera primorosa. La estación: 300 km de pistas: 22 negras, 42 rojas y 21 azules. Altitud máx. 3.146 m.Hoteles: Chesa Grischuna, Rustico, Alpina. Fuera de pistas: El pueblo de Chur en tren.

captura-de-pantalla-2017-11-03-a-las-9-40-54

38 Verbier Esquí de alta montaña en el punto y final de una larga sucesión de estaciones interconectadas (Nendaz, Veysonnaz, Thyon…), que completan los denominados Cuatro Valles. Esta, con permiso de Siviez, es la que presenta las bajadas más vertiginosas, lo que explica que sea a la que más gente joven acude de toda Suiza. El ambiente nocturno está en consonancia con la media de edad, pero el pueblo, que es muy mono, también atrae a adultos. La estación: 150 km de pistas: 3 negras, 18 rojas y 12 azules. Altitud máx. 3.330m. Hoteles: Chalet d’Adrien, Nevaï, Au Vieux Valais. Fuera de pistas: El spa de Lavey-les-Bains.

39 Gstaad Es conocida por la gente in que la frecuenta, pero de verdad destaca por tener entre sus 60 descensos algunos que quitan el hipo (su desnivel es de 2.000 metros) o por poder esquiar en verano en el glaciar de Diablerets. También es una meca para los practicantes del snowboard, que acuden entre suspiros de gozo a las áreas de Saanenmoser y Schonried. De vuelta, el pasatiempo favorito es cazar a alguno de los famosos, incluidas estrellas de Hollywood, que se dejan caer por aquí. La estación: 250 km de pistas: 6 negras, 18 rojas y 36 azules. Altitud máx. 3.000 m. Hoteles: Gstaad Palace, Christiania, Olden. Fuera de pistas: Productos suizos, el bar de hielo del George V.

40 St. Moritz Sofisticado resort en la frontera con Italia que se asoma a un gran lago en el que se practica, cuando se hiela, desde cricket hasta golf. Se compone de cinco áreas de esquí y sólo una es accesible desde el propio St Moritz (y es la que menos emociones depara). Pero los desplazamientos merecen la pena: la calidad de la nieve es excelente, las vistas son de gran belleza y hay descensos que parecen no acabar nunca. Una pega son los elevados precios, no así la proliferación de chefs italianos. La estación: 350 km de pistas: 9 negras, 61 rojas y 17 azules. Altitud máx. 3.303 m. Hoteles: Suvretta House, Bären, Schweizerhof. Fuera de pistas: Los balnearios de Scual, las vistas del tren Bernina Express a Italia.

41 Zermatt Forofos del esquí y aficionados high class que a veces ni miran ladera arriba se acercan a esta localidad donde los coches tienen prohibido el paso. Considerada como una de las mejores estaciones de esquí, El Matterhorn (o Cervino) es el testigo de unos descensos que se pueden prolongar todo el año gracias al glaciar de esta montaña, con 22 kilómetros de pistas. Se puede cruzar la frontera con Italia y seguir esquiando por Cervinia (juntas, son 313 kilómetros de pistas). La estación: 183 km de pistas. 4 negras, 54 rojas y 14 azules. Altitud máx. 3.899 m. Hoteles: Mont Cervin, Coeur des Alpes, Alex. Fuera de pistas: La góndola Klein Matterhorn, con un restaurante al final del trayecto.

Italia

42 Cortina A diferencia del resto de las estaciones de los Dolomitas, ésta es 100% italiana (y su pueblo, lo suficientemente plano como para andar con tacones). Pese a que alberga carreras de la Copa del Mundo y fue sede de los JJ OO de Invierno de 1956, más de la mitad de sus visitantes italianos no se ponen los esquís… Desde luego, no atrae a los más expertos, para los que se queda corta en verticalidad, pero los principiantes no tendrán queja y el escenario de montaña resulta apabullante. La estación: 140 km de pistas: 3 negras, 31 rojas y 15 azules. Altitud máx. 2.932 m. Hoteles: Cristallo, Poste, Parc Victoria. Fuera de pistas: Compras, café italiano, a dos horas de Venecia.

43 Sestriere Histórico centro de esquí, puesto en pie en 1930 por el presidente de la Fiat, que sigue gustando por su variedad de descensos, para todos los niveles. En 2006 acogió pruebas de los JJ OO de Turín, lo que no remedió el desacertado devenir de la villa, que combina con demasiada alegría estilos arquitectónicos diversos. La nieve cae con cierta irregularidad para tratarse de los Alpes, pero los cañones lo arreglan. La estación: 400 km de pistas (las tres estaciones): 42 negras, 118 rojas y 54 azules. Altitud máx. 2.840 m. Hoteles: hotel du Col, Cristallo, Shackleton Mountain Resort. Fuera de pistas: Visitar Pragelato y Turín.

captura-de-pantalla-2017-11-03-a-las-9-41-03

Austria

44 Lech En el corazón de las montañas Arlberg, junto a las estaciones de Zürs, Stuben, St. Christoph y St. Anton (interconectadas con autobuses gratuitos). Es una aldea alpina que conserva su tranquilidad, cae abundante nieve, hay pocas aglomeraciones y sus sillas tienen calefacción. Muy del gusto de las Casas Reales. Ofrece espectaculares travesías fuera de pistas (que en otras estaciones ni siquiera se señalarían en el mapa). La estación: 110 km de pistas: 13 negras, 20 rojas y 20 azules. Altitud máx. 2.450 m. Hoteles: Arlberg, Gotthard, Kristiania. Fuera de pistas: Excursiones a Oberlech y Zug.

45 St. Anton El pueblo, una mezcla de casas tradicionales y edificios modernos, se encuentra en un estrecho valle de donde se salta a otros contiguos también cruzados por pistas de esquí. Las de esta estación harán las delicias de los más curtidos, mientras que los principiantes deberán ir con cuidado: algunas azules son más bien rojas y algunas rojas, negras. La nieve cae en cantidad y las sillas suben a toda velocidad. La estación: 260 km de pistas: 6 negras, 36 rojas y 37 azules. Altitud máx. 2.811 m. Hoteles: Raffl’s St Antoner Hof, Alte Post, Brunnenhof. Fuera de pistas: El centro de wellness Arlberg, el museo del esquí.

46 Kitzbühel Sus amplias y largas pistas combinan los espacios abiertos y los descensos entre árboles, dando la sensación de que se está explorando el bello entorno. El pueblo, amurallado y empedrado, hace retroceder a la Edad Media. Para estar en Austria, los precios de los hoteles son bajos y sus restaurantes sirven una excelente cocina. Los esquiadores experimentados quizá echen de menos descensos más exigentes, lo que se compensa con las rutas fuera de pistas. La estación: 168 km de pistas: 13 negras, 26 rojas y 21 azules. Altitud máx. 2.000 m. Hoteles: Tennerhof, Golfhotel Rasmushof, Goldener Greif. Fuera de pistas: Visita a la ciudadela, Salburgo en tren.

Bulgaria

47 Bansko Es, de largo, la mejor estación de los países del Este, sobre todo tras la reciente mejora de los remontes. Cuenta con el aliciente de su emplazamiento en el Parque Nacional Pirin (los descensos son entre bosques). Abajo espera el pintoresco pueblo de Bansko, con precios contenidos y donde te desbordan con la amabilidad típica de los países poco acostumbrados al turismo. El mal estado de las carreteras ayuda a que, de momento, no vaya a cambiar demasiado. La estación: 70 km de pistas: 1 negra, 8 rojas y 5 azules. Altitud máx. 2.560m. Hoteles: Kempinski Grand Arena, Pirin. Fuera de pistas: El Monasterio de Rila, cruzar la frontera con Grecia.

Canada

48 Qué decir de Whistler, una de las mejores estaciones de esquí a nivel mundial. Cien kilómetros separan Vancouver de la estación más extensa de América y la que mayor desnivel presenta (1.610 metros). Hay desde bajadas de gran amplitud a otras escoltadas por coníferas. La estación: 3.307 ha de pistas: 84 negras, 64 rojas y 30 azules. Altitud máx. 2.284 m. Hoteles: Fairmont Chateau Whistler, Westin Resort & Spa, Crystal Lodge, Lost Lake Lodge. Fuera de pistas: El Great Wall Underground, cruzar los bosques en tirolinas, pasear junto al lago.

captura-de-pantalla-2017-11-03-a-las-9-42-59

Estados Unidos

49 Vail Este intento de recrear el Tirol en las Rocosas es una vasta estación cerca de Denver que se llena el fin de semana. Se esquía entre árboles, pero también tiene una extensa área pelada. Otro plus: un autobús gratuito de acceso a acceso. La estación: 2.140 ha de pistas: 102 negras, 56 rojas y 34 azules. Altitud máx. 3.527 m. Hoteles: Vail Cascade, Sonnenalp, Manor Vail Resort. Fuera de pistas: Los outlets de Silverthorne.

50 Aspen Fue un pueblo de las Rocosas que nació y murió con la fiebre del oro, y que resurgió por la nieve. Es un enorme complejo donde se baja sin darse codazos, el punto de nieve es excelente y abundan las tiendas de lujo. Se reparte entre tres montañas. La estación: 2.124 ha de pistas. 148 negras, 137 rojas y 43 azules. Altitud máx. 3.559 m. Hoteles: St Regis Aspen, Little Nell, Lenado, Aspen Mountain Lodge. Fuera de pistas: Boutiques de lujo, el balneario Glenwood Springs

Si quieres conocer de cerca las mejores estaciones de esquí, elige tu paquete de forfait+hotel con Muchoviaje en esta página: https://muchoviaje.com/esqui/

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta