La primavera empieza a asomar y después de un invierno lluvioso y muy frío, ya va siendo hora de sacar a los críos de la ciudad para que disfruten del aire libre. De paso, nos apuntamos los mayores, que ya nos lo pide el cuerpo.

En España tenemos la suerte de contar con varios lugares donde se vive una primavera permanente con temperaturas que apenas bajan de los 15 grados en invierno y que además, son comodísimos para viajar con toda la familia.

La Manga del Mar Menor

La Manga del Mar Menor

Esta localidad murciana es un lugar peculiar. Está formada por una franja de tierra de tan sólo 21 km de longitud y su mayor atractivo es que está bañada por dos mares: El Mediterráneo a un lado y el Mar Menor al otro. Tan sólo hay que cruzar una calle para estar en uno u otro.

El Mar Menor es una maravilla para los más pequeños. Es la laguna salada más grande de Europa y sus singulares características son las causantes del microclima de la zona. Su poca profundidad (el lugar más hondo son 7 metros) y sus aguas templadas (en verano llegan incluso a rozar los 30 grados), posibilitan el baño y la práctica de deportes acuáticos casi todo el año.

Apenas hay oleaje y puedes andar y andar que no cubre nunca. Con unos neoprenos (quizá el bañador sea demasiado), tus hijos podrán zambullirse sin notar una pizca de frío y si son valientes, el windsurf es una buenísima opción para pasar una mañana entretenida.

Por supuesto, playas no faltan. Son una línea continua desde el comienzo de La Manga hasta su fin. Cualquiera es apta para todos los públicos, mayores y pequeños. Además, bordeando la costa hacia Almería, al ladito del Cabo de Palos, se encuentra Calblanque, una bonita zona de playas con aires ‘salvajes’ para olvidarse de los edificios de hoteles  apartamentos.

La oferta hotelera es amplísima y más ahora, en temporada baja, ya que las opciones disponibles se multiplican. Algunos hoteles son muy cómodos para familias grandes con habitaciones para grupos, dúplex y aparthoteles para estar todos juntos.

Para cuando os canséis de la playa, se puede dar un paseo por las tiendas del Zoco, visitar el mercadillo de la Plaza Bohemia, hacer una excursión al Cabo de Palos o ir a un sitio que tus hijos no se pueden perder: el puente de la risa, cuyo nombre lo dice todo (obligatorio ir en coche).

Y si no os importa salir un poco de La Manga, a pocos kilómetros (unos 30) podéis visitar Cartagena, segunda ciudad más importante de Murcia que cuenta con infinidad de opciones de ocio, gastronomía y cultura.

Benidorm

Lejos de los rascacielos y de las masificaciones propias de julio y agosto, Benidorm en invierno es una opción tranquila y cómoda para pasar unos días con la familia. Goza de un clima privilegiado con temperaturas muy suaves que rondan los 15 grados gracias, principalmente, a los montes de los alrededores, que parapetan los vientos de poniente y de levante.

Benidorm

Existen muchos motivos por los que Benidorm es una buenísima opción. Dispone de una gran variedad de posibilidades de alojamiento, muy asequibles al bolsillo para los que somos familia numerosa.

Es una población muy divertida con opciones de entretenimiento para todas las edades. Cines, parques infantiles, actuaciones callejeras y posibilidad de excursiones por los alrededores.

Sus playas, aunque sufren las aglomeraciones en verano, están bien cuidadas y son muy seguras, perfectas para que los niños jueguen, se mojen los pies y quien sabe, con un poco de valentía igual hasta se bañan. La playa de Poniente es idónea para pequeños y mayores. Es muy amplia y al contrario que la de Levante, es cómoda y tranquila. Cuenta con un paseo marítimo muy bonito para pasear y comer en alguno de sus bares.

paseo_playa_poniente_benidorm

Si queréis un pequeño rinconcito podéis ir caminando por el paseo hasta la Cala de Mal Pas, una pequeña cala urbana muy recomendable para ir con niños ya que gracias a su ubicación apenas hay oleaje.

A la izquierda de Cala de Mal Pas está el famoso Balcón del Mediterráneo. Este mirador es una especie de oasis de tranquilidad en medio del bullicio de Benidorm, visita casi obligada.

En cuanto a ocio infantil, aunque todavía no hace calor, Benidorm cuenta con varios parques infantiles para entretener a los pequeños. Para pasar un día divertido, rodeados de naturaleza exótica, os recomiendo el parque de animales Mundomar. Tienen programados varios espectáculos y además, se puede nadar con delfines. Un planazo para los ‘peques’.

No hay comentarios

Dejar una respuesta