Hay monumentos que cuando los ves lo único que te sale es un ‘haaala’ o un ‘madre mía’ y tienes que pellizcarte para saber que no estás soñando. Ya sea por sus dimensiones, por su belleza o por la combinación de ambos, existen en el mundo infinidad de construcciones impresionantes que se graban en la retina y nunca se olvidan. Hemos querido recopilar algunos de los más bellos, aunque sabemos que la lista es casi interminable. Que nos perdonen los que no están incluidos.

La Alhambra de Granada, España

La Alhambra de Granada, España

Como no podía ser de otra manera, y con gran orgullo patrio, nuestra selección comienza con una de las maravillas arquitectónicas de nuestro país, la Alhambra de Granada. Es uno de los monumentos más visitados de España y uno de los más bellos legados del arte andalusí en la península. Y no sólo destaca por su exquisita arquitectura y sus maravillosos interiores, sino también por su perfecta localización que hace del conjunto un paisaje extraordinario.

El Taj Mahal, Agra, India

Taj Mahal, India

Este formidable palacio es un de los lugares más visitados de la India. Situado en Agra, fue mandado contruir por el emperador musulmán Sha Jahan en 1631 en honor a su amada esposa favorita. Supone el más bello ejemplo de la arquitectura mogola que combina elementos arquitectónicos persas, indios islámicos y turcos. La Unesco lo nombró Patrimonio de la Humanidad y su origen romántico lo ha convertido en un lugar de constante peregrinaje de viajeros y amantes de la belleza.

Chichen Itza, México

Pirámide de Kukulcán, Chichén Itza, México

No es sólo la grandiosidad de la Pirámide de Kukulcán que te encuentras al llegar a la inmensa explanada donde se ubica, es también la historia que rodea a esta joya arqueológica de la civilización maya. Cada una de las construcciones que allí se encuentran tienen un significado y una simbología relacionada principalmente con el sol y el tiempo. Los mayas eran unos expertos medidores del tiempo y todas sus costumbre y tradiciones giraban en torno a esto. Este lugar es simplemente impresionante.

Torre Eiffel, París, Francia

Tour Eiffel, Paris, Francia

No es exactamente bella, pero es uno de esos monumentos que lo veas 1, 2, 3 o mil veces, siempre impresiona. Es un símbolo en Francia y un icono de la ciudad de París, y durante 41 años fue la estructura más alta del mundo. Construida por el ingeniero Gustave Eiffel para la exposición universal de 1889, la Torre Eiffel causó en sus orígenes una gran controversia entre los artistas de la época que la consideraron un monstruo de hierro. Ahora, es el edificio que cobra entrada más visitado del mundo.

Buda Tian Tan, Hong Kong

Buda Tian Tan, Hong Kong, China

El Buda Tian Tan o más conocido como el Buda Gigante, es una estatua inmensa de bronce de un buda situada en Hong Kong. Sorprendentemente, simboliza la ‘armonía’ entre la persona, la naturaleza, la gente y la religión. Su talla XXL impresiona a todo el que hasta allí se acerca y sube los 240 escalones hasta llegar al altar donde se erige el buda. Es un lugar muy especial donde se escucha el silencio y la serenidad.

Ciudad de Petra, Jordania

Al Khazneh, Petra,  Jordania

Esta ciudad excavada y labrada en la piedra, como si de una escultura se tratase, es sencillamente excepcional. Esta formada por un conjunto arqueológico único y de sus edificios más conocidos, el Khazneh (el tesoro) es uno de los más impresionantes. Se sitúa en un estrecho valle que se extiende desde el Mar Muerto hasta el Golfo de Aqaba y fue lugar de paso de rutas comerciales entre Egipto, Siria, Arabia y el sur del Mediterráneo. Hoy en día, su gran belleza atrae a miles de turistas al año y es una de Las nuevas siete maravillas del mundo moderno.

Templo Borobudur, Jogjakarta, Indonesia

Templo Borobudur, Jogjakarta, Indonesia

Construido entre los años 750 y 850, Borobudur es el monumento budista más grande del mundo. Es un santuario y lugar de peregrinaje. Es impresionante por sus dimensiones, sus plataformas cilíndricas y por sus 504 estatuas de Buda. Es uno de los lugares más visitados de Indonesia y al igual que el Buda Gigante, es uno de esos lugares donde se puede escuchar el silencio. Increible.

El Coliseo, Roma, Italia

El Coliseo, Roma, Italia

El Coliseo romano es un clásico con solera que nunca deja indiferente, lo veas las veces que lo veas. Lleva desde el siglo I viendo pasar transeúntes, turistas, viajeros y coches, muchos coches. Es una de las mayores herencias de la antigüedad clásica y su estado de conservación es una de sus enseñas. En la antigüedad contó con un aforo de unos 50.000 espectadores y en él se celebraran las espectaculares luchas entre gladiadores. Es a Roma como la Torre Eiffel a París, un icono.

No hay comentarios

Dejar una respuesta