Munich, capital de la región de Baviera y uno de los máximos referentes de la bebida preferida de media humanidad, la cerveza, celebra estos días su aclamado y multitudinario Oktoberfest. Esta fiesta, a la que acuden más de seis millones de aficionados a la cerveza y al jolgorio, es la ocasión perfecta para conocer una ciudad que ofrece un itinerario infinito de arquitectura, modernidad, tradición y…mucha marcha. Aquí os dejamos algunos de los lugares más top de la capital bávara para visitar entre ‘birra y birra’.

Marienplatz, centro de Munich, Alemania

Munich rebosa encanto por sus cuatro costados. Es una ciudad moderna, de antiguas tradiciones, con una marcada esencia medieval pero sobre todo, con un estilazo incomparable. Además, para rematar todo esto, puedes deleitarte con las espectaculares vistas que ofrece la silueta de los escarpados Alpes, visible casi desde cualquier punto de la ciudad. Hemos querido aprovechar la mayor fiesta popular de Alemania para recorrer sus calles empapándonos (además de cerveza) del carácter abierto y alegre de los muniqueses.

Oktoberfest, la excusa perfecta

Carro de cerveza, Oktoberfest, Munich

Es la fiesta de la cerveza por antonomasia. Un homenaje en toda regla a una bebida famosa en el mundo entero y que durante dos semanas ve pasar por las carpas del campo de Theresienwiese a más de seis millones de personas. Su origen se remonta al año 1810 con la celebración del matrimonio entre el príncipe Luis I de Baviera y la princesa Teresa de Sajonia-Hildburghausen.

Desde entonces, a excepción de las guerras mundiales, se ha celebrado cada año en Munich. Solamente la cerveza que cumple con la ley de pureza Reinheitsgebot puede ser servida en el Oktoberfest, además de tener que ser fabricada dentro de los límites de la ciudad. Son dos semanas en las que la principal actividad es cantar,  bailar, comer gastronomía típica germana y por supuesto beber cerveza en macrojarras.

Marienplatz, el corazón de Munich

Edificio del Ayuntamiento en Marienplatz, Munich

La Marienplatz es el lugar por el que pasarás sí o sí. Con una arquitectura exquisita y una palpable esencia medieval, el edificio del Nuevo Ayuntamiento preside la plaza y alberga en una de sus torres el famoso Glockenspiel am Rathausturm. Este reloj consta de un carrillón, con más de cien años, que varias veces al día pone en funcionamiento 32 figuras a tamaño real que recrean con sus movimientos diferentes acontecimientos ocurridos en la región de Baviera.

Las mejores vistas las podréis disfrutar en un lugar poco conocido en el circuito turístico, el Glockenspiel Café, situado en el último piso del número 28 de la plaza. Merece la pena tomarse un café contemplando el bonito paisaje.

De shopping por Neuhauser Street y las calles más nobles de la ciudad

Calle Neuhauser y entrada a la plaza Karlsplatz

Entre Marienplatz y Karlsplatz varias calles peatonales harán las delicias de los más compradores y de aquellos que quieran disfrutar de un agradable paseo entre edificios de arquitectura tradicional y terraceo. Junto a Neuhauser, Ludwigstrasse, Maximilianstrasse o Kaufinger Strasse son las calles comerciales más nobles para pasar una tarde de shopping. Otro buen lugar para visitar es el mercado de Viktualienmarkt, donde podréis encontrar desde los productos más auténticos de la región de Baviera hasta los más exóticos e inusuales.

Englischergarten y surf en el río Eisbach

Río Eisbach, englischergarten, Munich

El Jardín Inglés de Munich es algo más que un jardín. Ya solamente sus dimensiones (es más grande que Central Park de Nueva York) lo convierten en un espacio verde inmenso donde hay cabida para pasear, perderse por su lagos, visitar su pagoda china y practicar deportes tan inusuales en un parque como el surf. Sí, en el río Eisbach que pasa por este inmenso jardín los jóvenes municheses se atreven con las olas producidas por el fuerte caudal del río a su paso por un puente, verlo es bastante curioso.

Palacio de Nymphenburg

Palacio Nymphenburg, Munich

Siguiendo con los espacios al aire libre, nos encontramos con el suntuoso Palacio de Nymphenburg, antigua residencia de verano de los gobernantes de Baviera. Tanto su interior, donde se pueden apreciar los impresionantes frescos en sus techos y la decoración barroca de sus pabellones, como el parque de 800.000 hectáreas que lo rodea, hacen de este lugar un enclave espectacular para disfrutar de la tranquilidad y de unas puestas de sol maravillosas.

Kunstareal, el Distrito del Arte de Munich

Galería fotográfica De la Modern, Munich

Este barrio reúne las tres pinacotecas más importantes de Munich (Neue, Alte y Moderne), museos, como el famosísimo Deutsches Museum y varias galerías de arte con colecciones privadas muy interesantes. Para los amantes del arte, este el el mejor lugar para disfrutar de espectaculares obras que abarcan todos los estilos, desde Egipto, Grecia o Roma hasta el arte más contemporáneo y moderno.

Hofbrauhaus, la casa de la cerveza

Está claro que el zumo de cebada es uno de los máximos atractivos de la ciudad y no sólo porque el Oktoberfest sea la fiesta popular más importante de Alemania sino porque en Munich se fabrican algunas de las mejores cervezas del mundo que se pueden degustar en cualquiera de sus típicas casas de cerveza. Si quieres conocer una de las más auténticas, deberás ir a Hofbrauhaus. Lleva en pie desde el siglo XVI y aquí las ‘cañas’ no existen o una jarra o nada. Por supuesto, cada jarra la podrás acompañar de raciones de las mismas proporciones…probablemente acabarás chapurreando alemán.

El Castillo del Rey Loco

Neuschwanstein, el Castillo del Rey Loco, Munich

Este impresionante castillo de cuento está a dos pasos de Munich y es la excursión obligatoria si viajas a la ciudad alemana. El Rey Loco fue Luis II de Baviera quien mandó construir en este extraordinario paraje, bajo los Alpes Bávaros, uno de los castillos más fotografiados y visitados de Alemania, el Neuschwanstein.

Jägermeister, un chupito de pócima encantada ¡por favor!

Dicen que todo sabe mejor en su lugar de origen y el Jägermeister no iba a ser menos. ‘Made in Germany’ esta pócima explosiva está compuesta por más de 56 especias, hierbas, frutas y raíces orientales (jengibre, anís, regaliz) y tiene un 35% de contenido alcohólico. Fue elaborado para el consumo sin mezcla aunque mucha gente le añade bebidas enrgizantes o refrescos. Lo suyo es tomarlo sólo y por supuesto no abusar.

Codillo, chucrut y las reinas de la gastronomía muniquesa: las salchichas

El barrio de Schwabing es un lugar perfecto para callejear en busca de una terraza o restaurante donde degustar algún plato típico de la gastronomía alemana en medio de un animado ambiente juvenil. El codillo y el chucrut son unos clásicos pero sin duda, en Munich, las reinas de la mesa son las salchichas. Son grandes, blancas y las identificarás en cualquier carta por el nombre de weisswurst. Las podrás encontrar en mercadillos y puestos callejeros, además de inundar las mesas bajo la inmensa carpa del Oktoberfest.

1 Comentario

  1. Justo viajo a Munich este mes de octubre!!Muchas gracias por la guía!aunque ya no haya oktoberfest aprovecharé para conocer todo lo que decís

Dejar una respuesta