¿Se os ocurre una manera mejor de celebrar la gran fiesta de la cerveza que en una isla, a 20 grados (incluso más) y rodeados por un paisaje lunar único? A nosotros no, por eso, como en España a fiestas no nos gana nadie, hemos decidido escaparnos a Lanzarote unos días para disfrutar de su propio Oktoberfest y de paso conocer una de las islas más singulares del archipiélago canario.

Puerto del Carmen, Lanzarote, Canarias

La ‘isla de los volcanes’ como se conoce popularmente Lanzarote, acoge durante los días 23, 24, 25 y 26 de octubre la quinta edición de la fiesta de la cerveza más popular de Alemania, el Oktoberfest.

De jueves a domingo, la Plaza de las Naciones del Puerto del Carmen se convertirá en el centro neurálgico de una celebración en la que la cerveza, la gastronomía germana y la diversión son los protagonistas.

Oktoberfest Lanzarote

No faltará una extensa carta de platos típicos alemanes con las salchichas como reinas indiscutibles y por supuesto, suficiente cerveza, vino y mojitos para que nadie pase ni pizca de sed. La diversión está servida pero no sólo para los mayores, los más pequeños también tendrán su espacio exclusivo con un parque infantil sólo para ellos.

Este año además, como en ediciones anteriores, parte de la recaudación de la fiesta irá a parar a Cáritas Lanzarote para echar una mano a aquellas personas en peligro de exclusión social.

Y para acompañar todo el ‘sarao’ no podía faltar una completa agenda de actuaciones, magia y números musicales para bailar y cantar hasta que el cuerpo aguante. Six Five Zero, Driven, Duo in flagranti, Daniela Dilow, Wolle o Fabio Gandolfo (el pizzero que canta) son algunos de los nombres más destacados del cartel de la fiesta.

Como cierre, el domingo, un auténtico desayuno bávaro compuesto por cerveza de trigo (una de las más antiguas del mundo) y salchichas blancas estará esperando a aquellos asistentes más hambrientos y valientes. (Consultar la programación festiva aquí)

Y para que la escapada sea redonda…

Si viajáis hasta Lanzarote debéis perderos entre sus más de 25 volcanes, el Parque Nacional de Timanfaya y sus colores rojizos, marrones y ceniza conforman un paisaje que más que bonito es inquietante.

En los aledaños del parque, os encontraréis con Los Hervideros, acantilados con una especie de balcones para admirar la bravura del mar al llegar a esta zona. Y  el Charco de los Ciclos, una playa de arena negra con una laguna de un verde tan intenso que provoca un contraste perfecto.

Montañas de Fuego, Parque Nacional de Timanfaya, Lanzarote

No os podéis perder las espectaculares vistas desde el Mirador del Río de la que dicen es la octava isla de Canarias, La Graciosa, ni los viñedos excavados en el campo volcánico (¿cómo es posible que ahí nazca algo?), ni el legado del arquitecto César Manrique en los Jameos del Agua o el Jardín de Cactus.

Y si hablamos de playas, debemos destacar las de Papagayo (Mujeres, El Pozo, Caleta del Congrio y Puerto Muelas) que representan la esencia de lo natural y salvaje que caracteriza a Lanzarote.

Playa Papagayo, Lanzarote

Y Famara… para mi sin duda el rincón más especial de la isla. Según te vas acercando en coche, ya te vas haciendo a la idea del paraje que te vas a encontrar al final de la carretera. Un pequeño pueblecito cuya playa se extiende hasta toparse con el enorme corte de la montaña, es realmente bonito.

De camino a él, no dejéis de mirar por la ventanilla para disfrutar de los pueblos blancos que salpican con su pureza el paisaje lunar de la isla. Uga, Teguise, Sóo, La Santa, Tinajo y un sin fin de bonitas poblaciones donde podréis degustar lo más rico de la gastronomía conejera ¿No os parece un planazo?

Playa Caleta de Famara, Lanzarote

No hay comentarios

Dejar una respuesta