Salou, el pueblo con un pasado modernista y bellas rutas naturales

Hablar de Salou es hablar del veraneo de miles de turistas que, desde diferentes rincones de la península, se han acercado cuando las temperaturas más apretaban. El antiguo municipio catalán ha sido uno de los destinos preferidos a lo largo de décadas. Mi abuelo, reventa y taxista, entre otro millón de cosas, con los ahorros de toda una vida compró un apartamento en los ochenta, como muchas familias españolas, y allí que hemos ido durante todos estos años.

De esta forma, Salou se ha convertido en uno de los lugares que mejor simboliza el empuje turístico, cultural y natural de la llamada Costa Dorada. Hoy día, las opciones de turismo en Salou se han multiplicado. A la siempre bienvenida oferta de sol y playa, que se ha ampliado hasta límites nunca antes soñados, se le han añadido innumerables rutas que hacen las delicias de senderistas y aventureros. Toma buena nota de los planes que te proponemos porque vas a descubrir un Salou diferente.

planes que hacer en Salou

Tocando el mar con los dedos

Lo primero y más destacado del municipio son las sorprendentes y variadas opciones playeras. Entre las playas urbanas te destacamos tres de ellas, la de Ponent, la de Llevant y la de los Capellans. Todas ellas con aguas cristalinas y extensiones de arena dorada donde posar la toalla, a escasos metros de cualquier hotel o casa donde te quedes a dormir.

Las otras opciones pasan por alejarse levemente de la zona urbana e internarse en el litoral del cabo de Salou. Allí encontrarás pequeñas calas como la de Llenguadents (ideal si esperas hasta última hora de la tarde para ver su espectacular puesta de sol), Font, Penya Talllada, Vinya o Crancs. Reducidos trozos de tierra ganados al mar que en el momento adecuado se convierten en auténticos oasis donde tomar el sol y disfrutar del Mediterráneo.

Playa de Salou en familia

Recorrido por el Camino de Ronda

Si uno se interesa un poco por la historia de Salou −algo que te recomendamos siempre que viajes a cualquier lugar− descubrirá que el municipio fue durante siglos uno de los puertos más destacados del Mediterráneo. Enclave portuario para griegos y romanos, y principal punto de interés desde donde salió Jaume I a reconquistar Mallorca a los almogávares.

Su pasado, de alguna manera, vuelve a la vida si decides recorrer el llamado Camino de Ronda, un sendero que bordea y muestra 8 de las 9 playas del municipio junto al cabo de Salou, y permite que imaginemos donde varaban aquellos imponentes barcos del siglo XIII, por ejemplo. En el sendero verás los restos del antiguo Lazareto, que es donde se daba refugio a los piratas enfermos y se les coloba en cuarentena, y los espectaculares miradores, como el de Po-Roig.

Naturaleza en Salou

Paseo por su arquitectura Modernista

Ya hemos comentado que en estas últimas décadas, Salou se ha convertido en destino de veraneantes y turistas. Algo que a comienzos del siglo XX, también fue de interés para un grupo de intelectuales y gentes de profesiones liberales.

De ello dan buena cuenta las casas de estilo modernista que jalonan el paseo de Jaume I, entre las que no puedes dejar pasar se encuentran el Xalet Bonet, obra de Domènec Sugranyes i Gras, discípulo de Antoni Gaudí, nacido en Reus, municipio a menos de diez kilómetros. De arquitectura representativa del movimiento hay más muestras: Vila Enriqueta, Xalet Loperena, Xalet Mallorquí, Xalet Torremar o Xalet Miarnau

chalé modernista en Salou

Visita al Faro de Salou del siglo XIX

Cuando te hemos descrito el paseo que recorre el cabo de Salou, nos hemos dejado intencionadamente uno de los hitos que puedes visitar mientras rodeas la costa. Es el faro de Salou, una de las construcciones arquitectónicas de más renombre que encontrarás en la ciudad. El edificio se construyó en 1858, desde esa fecha alumbra a lo que conocemos como el golfo de San Jordi.

Visitarlo es una de las obligaciones que tienes, se abre a primera hora de la mañana, y puedes intentar avistar sin demasiada dificultad algunas de las aves autóctonas de la zona. Aunque cuando más interés tiene es al anochecer, justo antes de que el sol se ponga. La entrada es gratuita y desde allí podrás tomar algunas de las mejores imágenes de todo la Costa Dorada.

El faro de Salou

A bordo del tren turistico

El ferrocarril en Salou ha formado parte del paisaje diario desde que se inauguró hace más de un siglo. Concretamente su modesta estación empezó a funcionar un 18 de marzo de 1865. Desde aquél entonces, el tranvía comunicaba Salou con Reus, donde bajaban en el mismo para pasar el días en las playas de la capital de la Costa Dorada.

Por otro lado, también te recomendamos que le eches un vistazo al tren turístico que de manera circular va mostrando algunos de los monumentos, edificios y vías principales de la ciudad costera. De las dos rutas nos quedamos con aquella que te mostrará algunos de los lugares comentados anteriormente: la escultura al Rey Jaume I, los Chalés Modernistas, el Puerto y el Monumento al Pescador, el Camino de Ronda, la Masía Catalana, el Parc de la Ciutat, la Torre Vella, la Iglesia de Santa María del Mar y muchos más. El viaje, además, cuenta con audioguías para saber más de Salou, además de estar equipado con rampas para personas con discapacidad.

Conoce Salou a bordo del tren turístico

La naturaleza y la sierra de Llabería en todo su esplendor

En resumen, Salou es uno de esos pueblecitos que no solo destaca por una increíble y acreditada vida social y cultural, sino también por estar rodeada de algunos de los parajes más bellos de todo el litoral. A las deliciosas playas que te hemos destacado debes sumar una ruta por los diferentes municipios que se encuentran a su alrededor: Tarragona, Reus, Cambrils, La Pineda…

Y las rutas naturales, con multitud de plantas autóctonas como la esparraguera o el pino blanco. Desde el faro divisaraás la sierra de Llaberia y, si lo planificas con tiempo, podrás adentrarte en sus macizos montañosos y conocer pequeños municipios con mucho encanto como Prades, Tivissa, Miravet o Siurana.

No hay comentarios

Dejar una respuesta