Los 10 imperdibles de Menorca

1
17094
Menorca-binibeca

Isla mágica y deslumbrante, Menorca es uno de los enclaves más ilustres y queridos de todo el panorama español. Fue deseada por turcos, franceses e ingleses, entre otras naciones que la conquistaron o, por lo menos, lo intentaron. En la actualidad, es uno de los parajes más imponentes con los que cuenta el Mediterráneo, con un alto valor cultural y natural, y uno de los principales destinos de España a la hora de buscar vacaciones.

Destacan por igual sus innumerables calas y su turismo sostenible de interior, plagado de diminutos pueblos con una oferta gastronómica aún desconocida para muchos. Lo mejor que puedes hacer al visitar la isla es organizar bien tu tiempo y ser consecuente (y respetuoso) con sus recursos naturales.

El Camí de Cavalls

FFTM_CdC_Favaritx (Small)

Senderismo y rutas ancestrales se dan la mano en un increíble recorrido por toda la isla. 185 kilómetros que te van a permitir conocer y transitar prácticamente todo el perímetro del territorio menorquín. Este camino está dividido en 20 tramos que pueden recorrerse, según el tramo, en bici, caballo o a pie. El paisaje no te dejará indiferente: humedales, torrentes, valles, faros, antiguas torres vigía. Menorca como nunca la habías visto.

Ciutadella

Menorca-Ciutadella-catedral

Apostar por la calidad y un equilibrio real y efectivo entre economía y sostenibilidad. Esas son algunas de las características que hacen de Menorca uno de los destinos preferidos por los viajeros que visitan la isla. Ciutadella es la segunda ciudad portuaria del enclave balear, en ella podrás disfrutar de su espectacular catedral gótica, el obelisco que recuerda la defensa ante los turcos en 1558 y el castillo de San Nicolás, que tenía el mismo cometido.

Navetas

Menorca-navetas

La cultura talayótica data en torno al año 1100 A.C. y nos ha dado algunas de las construcciones más antiguas de todo Europa. Entre ellas, estos monumentos funerarios con forma de nave invertida y que se empleaba para enterramientos colectivos. Es de piedras encajadas perfectamente sin la ayuda de argamasa. Tan sólo el ingenio y la destreza de saber cómo colocarlas. Se encuentra a solo cinco minutos de la Ciudadela y puede ser visitada de martes a domingo entre las nueve y las ocho y media de la tarde. Los lunes solo abre por las mañanas.

Cala Macarella

menorca-macarella

Las playas de Menorca rivalizan con los lugares más paradisíacos del planeta. Un ejemplo son las calas Macarella y Macarelleta, distanciadas a tan solo cinco minutos. El agua cristalina y de un azul turquesa recuerda al de cualquier destino turístico del Caribe o la Polinesia. Nada que envidiar. Su acceso solo se puede realizar en bici, a pie o en un bus público que sale desde Ciutadella, así que olvídate del coche y protege el medio ambiente. Si te gusta el submarinismo, tendrás la opción de conocer las cuevas submarinas que esconde la zona.

Cova d’en Xoroi en Cala en Porter

Menorca-cova-den-xoroi

El sur de Menorca no solo se caracteriza por playas y calas imponentes, sino también por miradores como el de la cueva d’en Xoroi, uno de los lugares más visitados de la isla por lo llamativo de su emplazamiento, un acantilado sobre el mar. Durante la noche el lugar, que cuenta con un bar, se transforma en discoteca pero, sin duda, lo que te dejará boquiabierto es contemplar desde ella una puesta de sol.

Monte Toro

Menorca-Monte-Toro

Declarada Reserva de Biosfera en el año 1993, las posibilidades de la isla son infinitas, ya que no solo tiene enormes atractivos si miramos hacia el mar y sus playas, sino que su interior es igual de llamativo. Monte Toro te ofrece las vistas más espléndidas del pequeño islote. Situado en el centro de la isla, la altura de 358 metros permite divisar cualquier punto por alejado que esté, incluido Mallorca en días especialmente despejados. En su cumbre también se ubica un santuario del siglo XVII actualmente habitado por unas monjas de clausura de la orden franciscana.

Torre d’en Galmes

Menorca-Torre-en-Galmes

Los restos de diferentes culturas prehistóricas recorren la isla de punta a punta. Así que no resulta complicado, si decidimos adentrarnos en su interior, encontrar lugares como Torre d’en Galmés, un antiguo poblado talayotico que llegó a acoger a 900 personas. La zona, ligeramente elevada, les permitía tener el control sobre otros pueblos que se situaban en sus laderas. En el perímetro de este antiguo asentamiento hay tres talayots, una taula, varias casas y salas hipóstilas usadas como almacén.

Binibeca

Menorca-binibeca

Pueblo de origen pesquero construido alrededor de 1975. Su aspecto idílico, con callejuelas estrechas y paredes encaladas de un blanco impoluto, lo han convertido en otro de los imprescindibles de toda la isla. Muy cerca de allí se encuentran calas no tan conocidas como la de Biniancolla o Binisafuller. Los restaurantes de los alrededores cuentan con un producto inmejorable, proporcionado diariamente por los pescadores del lugar.

 

Productos KM0


En muchos restaurantes de la geografía insular se práctica una gastronomía apegada al producto de la tierra y a la temporalidad más extrema. Una cocina slow, para saborear sin prisas, y de kilómetro cero, mediterránea, que se diseña a diario. Donde lo importante son los sabores propios y el entorno, repleto de productos singulares. Por sus mesas desfilan pescados como son la cántara, el sargo, o el serrano, autóctonos de la isla. Ademas de elaboraciones propias como la oliaigua, una sopa de origen payes; el arròs de la terra, hecho con una especie de sémola de trigo propia del lugar; o el cucussò, un dulce cuya historia nos lleva hasta los árabes.

Si tienes interés por profundizar en la riqueza gastronómica, puedes navegar por la web Agroxerxa, en la que encontrarás un catálogo de productos de la tierra (verduras, fruta, lácteos, aceite, vino, miel, cárnicos…) y del mar (pescados y mariscos) para facilitar la localización y la compra de estos productos.

Centre Artesanal de Menorca

Menorca-Centre-artesanalInteresante y didáctico, podríamos resumir el Centre Artesanal de Menorca si quisiéramos definirlo en dos palabras. Pero este espacio dedicado a la cultura tradicional de Menorca es mucho más. En sus salas permanentes y temporales el viajero que las visite podrá encontrar la historia de profesiones como son las de quesero, vinicultor, espartero, pastelero, ceramista, herrero, modista, carpintero de ribera, carpintero, zapatero, joyero y cantero. Muchas de ellas también practicadas por mujeres. La experiencia se completa con rutas por diferentes pueblos menorquines en los que descubrir elementos relacionados con la artesanía y su patrimonio.

Ahora dinos, ¿cuándo va a ser tu próxima escapada a Menorca?

1 Comentario

Dejar una respuesta